/ Si todos los poderes públicos adquirieran productos y servicios con criterio ambientales, se dejarían de emitir millones de toneladas de CO2. Como valor añadido, las buenas prácticas tienen una influencia decisiva en el mercado. El Estado ya ha puesto en marcha su propio Plan.


Si desea obtener más información, siga el siguiente enlace. Ver