El territorio más afectado ha sido Álava, y más en concreto la comarca de Ayala, que concentra casi dos terceras partes de los árboles derribados por el temporal.

05/03/2010

 

NOTA DE PRENSA

  • El territorio más afectado ha sido Álava, y más en concreto la comarca de Ayala, que concentra casi dos terceras partes de los árboles derribados por el temporal
  • Los efectos de la ciclogénesis del pasado fin de semana viene a sumarse a las consecuencias de la registrada hace un año, y todo ello en el marco de la grave crisis del sector forestal en el País Vasco
  • Los propietarios forestales ven necesaria una actuación urgente para restablecer la accesibilidad a los montes y retirar la madera derribada antes de que pueda ocasionar daños fitosanitarios
  • La Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi, que agrupa a todas las industrias relacionadas con el sector forestal, se ha comprometido a no bajar los precios de entrada de materia prima en fábrica

Derio, a 5 de Marzo de 2010.- El temporal que afectó a buena parte de Europa el pasado fin de semana, y que en el País Vasco ocasionó vientos huracanados de más de 200 kilómetros por hora, ha vuelto a golpear con fuerza al maltrecho sector forestal vasco. En una primera valoración, la Confederación de Forestalistas –que agrupa a los propietarios de montes- ha estimado en 160.000 metros cúbicos de madera los daños ocasionados por derribo de árboles al paso del ciclón.

El territorio más afectado ha sido Álava, y más en concreto la comarca de Ayala, en donde se concentran dos terceras partes de los daños. Los montes de los municipios de Aiara, Artziniega, Amurrio, Llodio y Okondo han resultado especialmente afectados, ya que se encuentran en las inmediaciones Orduña, el punto donde se registró la velocidad máxima alcanzada por el viento al paso del Xynthia: 228 kilómetros por hora de componente suroeste. Aramaio, también ha sido afectado, aunque en menor magnitud. El territorio alavés contabiliza 100.000 de los 160.000 metros cúbicos de madera derribada en toda la CAPV.

En Bizkaia, donde la primera estimación de daños alcanza la cifra de 35.000 metros cúbicos, las zonas más afectadas han sido la comarca de Las Encartaciones (Zalla, Balmaseda, Gordexola), seguida de la de Arratia-Nervión (Zeberio, Orozko, Areatza). Los daños también han sido considerables en otro municipios como Atxondo, Etxebarria o Markina. En cuanto a Gipuzkoa, los daños se estiman en unos 25.000 metros cúbicos de madera derribada por el temporal, repartidos en diversos municipios de Goierri, Tolosaldea, Debagoiena y Urola Kosta.

La Confederación de Forestalistas considera urgente poner en marcha acciones que, por un lado, restablezcan la accesibilidad a los montes, ya que los numerosos árboles derribados han bloqueado en muchos casos el paso por las pistas. En segundo término, estiman igualmente inaplazable el aprovechamiento de la madera derribada, ya que su permanencia en el monte puede ser causa de plagas y otros problemas fitosanitarios para los árboles que permanecen en pie.

La Confederación de Forestalistas vascos quiere asimismo llamar la atención de la opinión pública ante el hecho de que esta nueva catástrofe natural viene a sumarse a un fenómeno meteorológico similar registrado el año pasado –el huracán Klaus-, que afectó a los montes vascos y que sobre todo puso en el mercado una enorme cantidad de madera derribada por el huracán en Las Landas. Estas dos catástrofes se han producido en el marco de una crisis sin precedentes del sector forestal vasco, con una materia prima que se comercializa al mismo precio de mercado de hace dos décadas.

No a la baja de precios de la madera

En una primera reacción tras el paso del ciclón Xynthia, la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi, que agrupa a todas las industrias relacionadas con el sector forestal, se ha comprometido a no bajar los precios de entrada de materia prima en fábrica con respecto a los que se pagaban antes del temporal, así como a colaborar en establecer medidas que eviten especulaciones a la baja con el precio de la madera derribada. En esta ocasión no ha habido daños en regiones cercanas (como fue el caso de Las Landas el año pasado), lo cual no introduce afecciones externas complementarias a la situación del mercado de la madera.

La Confederación estima que será necesario establecer medidas complementarias para compensar a los propietarios por los daños sufridos y animen en lo posible a volver a invertir para la reconstitución de la masa forestal destruida. Resulta obvio que los precios de 2009 están muy por debajo del coste de producción de la madera, y que la dificultad de extracción de la madera derribada reduce significativamente el precio final a pagar al perjudicado.

La silvicultura vasca está hoy por hoy gravemente desmotivada y atraviesa momentos críticos, por lo que la Confederación de Forestalistas apela a la toma en consideración de su relevancia para el conjunto del País, ya que constituye no solamente una actividad de la que depende una enorme fuente de empleo y riqueza, sino que aporta beneficios sociales y medioambientales, como haber servido de barrera a los efectos del ciclón, y ser el único que puede compensar en la Comunidad Autónoma el fuerte desequilibrio en la emisión de gases de efecto invernadero.

Se recomienda a los propietarios forestales afectados que antes de las labores de aprovechamiento forestal soliciten la autorización de corta y convengan unas condiciones adecuadas por su madera

MÁS INFORMACIÓN: www.basoa.org

L&V COMUNICACIÓN (Itziar Villamandos)

GABINETE DE PRENSA DE LA CONFEDERACIÓN DE FORESTALISTAS DEL PAÍS VASCO

Gran Vía, 81-3ª planta. 48011 BILBAO Tlf. 94 416 08 00 - Fax: 94 439 30 56 - Móvil: 657 796 583

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.