Existen 142.000 hayas trasmochas en Gipuzkoa, el 70% en manos privadas.

Somos la envidia de Europa. Tenemos unas 142.000 hayas trasmochas en Gipuzkoa, 82.000 en Álava y 59.000 en Bizkaia. Inglaterra tiene 15.000 -¡diez veces menos que Gipuzkoa!- y ya es sabido que en más de una ocasión han venido los ingleses para conocer nuestras viejas técnicas de trasmoche.

Hay mucha gente que, al ver un haya trasmocha, piensa que es el aspecto natural de esta especie arbórea. No es así. El haya, si no interviene el hombre, es un árbol de tronco recto y de gran talla, que alcanza los 35 ó 40 metros, y una copa ovalada en su tercio superior. Si el árbol crece aislado (no en espesura) cambia radicalmente, se abre muy pronto, ramificándose desde abajo y variando mucho la copa.

Los vascos comenzaron a trasmochar las hayas y los robles hace mucho tiempo. Tenemos algunos ejemplares vivos de más de 300 año, y muchísimos de 100-150 años. El trasmoche consiste en cortar completamente el árbol a una distancia del suelo de unos dos metros. Se efectúa la operación cuando es un ejemplar robusto, de al menos dos palmos de diámetro. A partir de esa línea de corte, el árbol produce varias ramas nuevas, que a su vez son cortadas de allí a unas décadas. La técnica estaba destinada a conseguir tanto madera para tabla como -sobre todo- madera para carbón vegetal. Otra ventaja de este tipo de bosque es que permitía compaginar los usos ganadero y forestal. Además, se ha comprobado que el trasmoche duplica la esperanza de vida del árbol.

«Ha sido una gran suerte que llegaran hasta nuestros días tantas hayas trasmochas», comenta el director de Montes de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Asier Arrese. «En Gipuzkoa, el 70% están en manos privadas, y me parece que se han conservado porque los baserritarras los estiman, los asocian a sus orígenes».

La Diputación es la que tiene la competencia en Montes. Cuando un propietario pide permiso para talar un bosque de hayas trasmochas, por regla general se le deniega. Fue en 1989 cuando se empezó a poner limitaciones a estas talas. En contraprestación, el propietario recibe una ayuda económica de unos 5 o 6.000 euros por hectárea.

Además, el ente foral se ha dedicado en los últimos años a comprar ciertos bosques o bosquetes. «Y en un plazo breve quisiéramos comprar otras trescientas hectáreas. Y si el propietario no quiere vender, es buena señal», considera Asier Arrese. «Pero no podemos garantizar que se puedan salvar todas las hayas trasmochas. Por un lado, los temporales derriban todos los años algunas, y por otro lado no hay dinero suficiente para preservar todos los bosques. Nos podemos comprometer con los montes públicos».

En Gipuzkoa, destacan las masas de hayas de Añarbe-Oianleku, Araotz-Arantzazu y Ernio (norte y sur).

El haya trasmocho es importante desde el punto de vista paisajísticio y naturalístico. Las hayas viejas son además un ecosistema muy favorable para los llamados insectos saproxílicos, que están seriamente amenazados en el continente europeo. Se pueden citar cuatro: 'Rosalia alpina', 'Osmoderma eremita', 'Lucanus cervus' (Ciervo volante) y 'Cerambyx cerdo' (Gran capricornio). Se califica como saproxílicos a los insectos que en, al menos una parte de su ciclo vital, dependen fuertemente de la madera muerta.

La Comisión Europea ha valorado muy positivamente el proyecto 'LIFE + Biodiversidad y trasmochos' elaborado por la Dirección e Montes del ente foral, que tiene por bandera la Rosalia alpina y Osmoderma eremita,dos insectos muy amenazados. Para la Directiva 92/43/CEE Habitat, asegurar a largo plazo la conservación de esos dos insectos es tan importante como hacerlo para el lince, el oso pardo y la foca monje.

26/04/2011

Fuente: diariovasco.com

Nafarroa, en cambio, ya ha alcanzado el objetivo europeo de que el 20% se genere de forma limpia.

La crisis energética en la que se encuentra inmerso Japón tras los nefastos efectos que la combinación de un terremoto y un tsunami han tenido sobre sus plantas eléctricas atómicas ha puesto encima de la mesa la importancia de las energías renovables en el abastecimiento de las sociedades occidentales. En el Estado español, la energía nuclear aporta el 20% de la generación eléctrica total pero las renovables tienen un papel destacado y de hecho han llegado días pasados a ser, a través de la generación eólica, la principal fuente de producción de electricidad.

En el pasado mes de marzo, la energía eólica se convirtió por primera vez en la principal fuente de energía eléctrica en el conjunto del Estado español al superar al resto de tecnologías de generación energética, entre ellas los ciclos combinados de gas y las nucleares.

Según datos de la compañía operadora del sistema eléctrico Red Eléctrica de España (REE) los parques eólicos produjeron en marzo 4.738 gigavatios hora (GWh), lo que supuso el 21% de toda la electricidad generada, tras un incremento del 5% con respecto al mismo periodo de 2010 y un récord histórico dentro de un mismo mes.

Con esta aportación del 21%, la eólica se convirtió en la primera fuente de la matriz de generación, por delante del 19% de la nuclear, del 17,3% de la hidráulica, del 17,2% de los ciclos combinados de gas natural, del 15% de la cogeneración y otros, del 12,9% del carbón y del 2,6% de la solar. La eólica también cerró el primer trimestre del año como principal fuente energética, con un 21%, lo que contribuyó a que el 57,9% de la electricidad se produjese sin emisiones de CO2.

En este contexto, Euskadi, sede y corazón de las empresas que controlan las principales energías renovables en el Estado y en media Europa, tanto hidráulicas, termosolares o eólicas, practica, al menos en la CAV porque en Nafarroa es otra historia, el conocido refrán de en casa del herrero, cuchillo de palo y pese a contar con una potente industria está lejos de alcanzar los objetivos de generación energética mediante renovables. Según fuentes del Ente Vasco de la Energía (EVE), las energías renovables sólo suponen el 5% del total que demanda la CAV.

La razón fundamental es la resistencia de numerosos municipios a albergar parques eólicos en sus sierras por el impacto visual y en algún caso ambiental de los mismos. En la actualidad, según datos del EVE, en la CAV sólo están operativos tres parques eólicos, -los de Badaia, Elgea y Oiz-, con 143 MW de potencia conjunta instalada y un mini-parque eólico en el puerto exterior de Bilbao de 10 MW.

Curiosamente al estar los posibles emplazamientos en zonas altas en la muga con otros territorios se da la paradoja de que parques que no se autorizan en Bizkaia o en Araba acaban instalados en zonas limítrofes de Cantabria o Burgos, con similar impacto visual-ambiental pero generando la riqueza allí.

Más problemático es el aprovechamiento de la eólica marina ya que la costa vasca apenas tiene plataforma continental y la implantación en lechos marinos profundos es muy onerosa.

Con todo, si se analiza la situación energética en la CAV de una crisis a otra, de 1993 a 2009, se constata que ha producido un cambio notable en el mix de producción y en la generación de electricidad en territorio vasco pero la dependencia exterior y del petróleo sigue igual.

La economía vasca depende fundamentalmente de la energía importada. El petróleo y el gas natural siguen siendo las bases del abastecimiento energético vasco aunque sí se ha producido un cambio notable desde la anterior recesión, la citada de 1993, y es que el grado de autoabastecimiento eléctrico se ha incrementado sustancialmente gracias a la implantación de nuevas centrales térmicas de ciclo combinado a gas natural, casos de Bahía Bizkaia y Boroa.

El otro cambio sustancial es la caída del carbón como combustible pues ha bajado del 12% al 1% suplido por el referido gas natural. Mucho más preocupante es que no se haya logrado reducir el peso del petróleo pues ha subido del 37 al 39%. Solo la implantación del coche eléctrico recargado con fuentes eólicas permitiría reducir esta dependencia del crudo importado.

En Nafarroa, mejor El liderazgo de Euskadi en energías renovables sí es aprovechado en mucha mayor medida en tierras navarras pues las energías renovables aportan más del 20% de la energía total consumida en el territorio foral, según fuentes del Ejecutivo de Iruña.

Nafarroa es en la actualidad un referente mundial en la producción de energías limpias, fundamentalmente de origen eólico; el territorio cubre más del 65 % de su consumo eléctrico mediante fuentes de energía renovable y trabaja para acercarse al 100%, algo que no parece tan difícil si tenemos en cuenta que en 2009 ya se alcanzó el 81% gracias, eso sí, a una meteorología favorable a nivel de vientos e hidráulica y al menor consumo total derivado de la crisis pues bajó más del 10%.

A diferencia de la CAV, con sólo cuatro parques eólicos, en Nafarroa hay numerosos parques eólicos en marcha, más de 30 pese al parón de los últimos dos años, con unos 1000 megavatios instalados.

Además, la planificación energética del Gobierno navarro contempla la modernización de los aerogeneradores, instalando en los emplazamientos actuales nuevos molinos, de mayor potencia y tamaño, lo que permitiría generar más energía con menos aerogeneradores lo que reduciría el impacto ambiental

Nafarroa contempla cubrir más del 80% del consumo eléctrico con energías renovables pese a que tiene instalaciones para asegurar la generación en momentos de escasez de viento como las centrales térmicas de ciclo combinado a gas natural de Castejón.

En todo caso, la realidad es que el 21,3% del total de la energía consumida en Nafarroa procede de fuentes renovables, con datos de 2009, por encima del 20% fijado para el horizonte de 2020 por la Unión Europea.

El mix de energías renovables en Nafarroa, según datos del Ejecutivo navarro, se reparte entre el 70% de origen eólico, mientras que alrededor de un 11-12% corresponden a energía hidráulica, un 10% a la generación solar y fotovoltaica y el resto a biomasa. En este sentido, Nafarroa dispone de una puntera planta de biomasa en Sangüesa, de 25 megawatios de potencia, que genera energía eléctrica aprovechando los residuos de los cereales.

26/04/2011

Fuente: Deia.com

La construcción se encuentra en un cambio de ciclo, coyuntura que supone una oportunidad para que los futuros profesionales conozcan nuevos retos y oportunidades. En Euskadi, el 53% de las viviendas tienen más de 50 años, por lo que la rehabilitación es una gran oportunidad. El esfuerzo institucional por impulsar el ahorro energético de las viviendas y la mejora de los procesos industriales en cuanto a plazos de obra o diseño es un reto. “En ambos casos la madera, un material olvidado de la ingeniería industrial, se presenta como un importante material de futuro”, aseguran desde la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi (MIME).

Ingurubide se ha creado para ser un lugar de encuentro sobre sostenibilidad, una iniciativa para que el público general y los prescriptores conozcan, de manera práctica, elementos y recursos para aplicar en la reforma de viviendas y de locales, y lograr así, una ciudad más sostenible.

Por su parte, y con el objetivo de potenciar el uso de la madera, la MIME trabaja y promueve estudios técnicos y científicos que acreditan que la madera es uno de los materiales más sostenibles, ecológicos y renovables que se pueden utilizar en la construcción. Utilizar los recursos locales es una práctica imprescindible de sostenibilidad, por eso la MIME potencia el uso del pino radiata.

La Mesa Intersectorial ha desarrollado, junto con el Inia, un estudio de caracterización de la madera de pino radiata para grandes escuadrías. “Los ensayos con las vigas se han realizado según la norma española y alemana; de esta manera el pino radiata se va a convertir en la primera madera española que va a tener especificadas sus características según la normativa española y alemana, algo muy importante porque va a prestigiar esta madera y abre la puerta a su utilización en lugares que hasta ahora no se aplicaba”, destaca Kepa Albizu, miembro de la junta de MIME.

La aportación de la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi al sector de la construcción es parte del diálogo entre todos los agentes del sector, para dar con una mejor forma de construir, más sostenible y con mayor valor añadido.

Según sus responsables, lograr que el máximo de empresas del sector forestal y de la madera estén certificadas en Gestión sostenible es otro de los objetivos de MIME. Para ello, trabaja según los criterios de gestión del estándar internacional PEFC y facilita que todos los actores del sector forestal logren la certificación de sostenibilidad y la de Cadena de Custodia.

15/04/2011

Fuente: Tecnipublicaciones

El Ente Vasco de la Energía (EVE) subvenciona la implantación de estas instalaciones renovables en el hogar hasta un 30% y un 35% del total de la inversión

El Ente Vasco de la Energía (EVE) ha subvencionado, a lo largo del pasado ejercicio, un total de 300 viviendas para la instalación de sistemas de calefacción a partir de biomasa. Estas líneas de apoyo financieron alcanzan entre el 30% y el 35% de la inversión total que además de calor también genera agua caliente sanitaria.

Técnicos de la institución vasca han señalado el incremento del interés en este tipo de ayudas económicas por parte de los ciudadanos en función del gráfico de concesión de ayudas de los últimos años. Según datos facilitados por la entidad, en 2006 se concedieron un total de 11 subvenciones en instalaciones que alcanzaron una potencia total de 747 kilovatios. En 2009 se alcanzó un tope de 367 ayudas con una potencia instalada 10.528 Kw. En 2010 el número exacto de subvenciones fue de 270 con una capacidad de generar energía de 7.347 Kw

14/04/2011

Fuente: Abc.es

Un adecuado tratamiento de protección de la madera garantiza su durabilidad, por eso es imprescindible que los prescriptores conozcan los tratamientos que debe recibir la madera según el uso que se le vaya a dar.

Para evitar el ataque de hongos, larvas o termitas hoy en día existen multitud de tratamientos que protegen la madera. Guillermo Iñiguez, ingeniero y profesor de la Escuela Politécnica de Madrid, y Mikel Arando, de la empresa Protec, han explicado a los alumnos del master la necesidad de conocer qué tipos de madera son los adecuados para las diferentes construcciones y los diferentes tratamientos que deben aplicarse según su uso.

"Aplicar un correcto diseño con el tratamiento químico adecuado es la diferencia entre que el producto dure años o haya que cambiarlo en poco tiempo. La madera es un material que, como ocurre con el resto, hay que conocer. Si vemos construcciones de madera en mal estado no es culpa de la madera, sino de su incorrecto diseño y tratamiento aplicado" asegura Guillermo Iñiguez.

Además de los tratamientos químicos los alumnos del máster también han conocido las características de la madera modificada térmicamente. Se trata de madera a la que se le aplica calor, hasta 210 grados, para aumentar sus cualidades de duración, estabilidad y aislamiento.

"Termogenik es la primera empresa de la península ibérica que se dedica a modificar madera térmicamente, no se aplica ningún tratamiento químico, sólo calor, y se logra bajar la humedad de equilibrio del material para aumentar su estabilidad. Los resultados son excelentes para usos de la madera en el exterior, para ventanas, para cuartos de baño, etc.", explica Josu Azpitarte, uno de los promotores de Termogenik.

Esta aplicación de la madera es idónea para usos que hasta ahora no se aplicaban, como por ejemplo, en suelos donde típicamente se ha colocado baldosa, o para sustituir la madera tropical, madera que no siempre está controlada desde origen y no siempre tiene garantizada su tala sostenible.

Termogenik sigue realizando ensayos en el INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnológica Agraria y Alimentaria) para conocer hasta dónde pueden llegar las aplicaciones de la madera modificada térmicamente, ensayos que realiza fundamentalmente con pino radiata.

11/04/2011

Fuente: madera-sostenible.com

Página 4 de 12

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones