Nuestro país vuelve a los valores registrados en el año 1999.

Los datos provisionales de emisiones en España, dados a conocer por la secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera, muestran que durante 2009 se vertieron a la atmósfera 372,4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, un 8,2% menos que en 2008. Este descenso vuelve a situar a nuestro país en los valores que se registraban en 1999.

Esta caída de las emisiones de gases de efecto invernadero de 2009 se asocia con la "actividad económica actual" y con un "cambio significativo en el patrón cultural", explicó Ribera. La tendencia a la baja de las emisiones de los dos últimos años ha permitido aproximarse a los índices de referencia del 115% establecido en el Protocolo de Kioto. Los datos de emisiones de 2009 sitúan a España en un 128,5%, mientras que en 2008 los índices de emisiones fueron del 140%. Para el periodo 2008-2012, la previsión del Gobierno español es alcanzar los 137% de media de emisiones de CO2 totales y cumplir así los objetivos de Kioto.

La tendencia de disminución de emisiones de gases de efecto invernadero en España se ha mantenido además en el primer cuatrimestre de 2010, según la secretaria de Estado. Durante este periodo, la generación de electricidad ha crecido un 5%, mientras que las emisiones han caído un 20%, debido a la disminución del uso del carbón, la situación meteorológica (aumento de las precipitaciones) y el aumento de la energía eólica. Sin embargo, a pesar del cambio "tan sustancial" en la producción de energía, la caída de emisiones puede no mantenerse durante los próximos años. Cuando se recupere la actividad industrial, "es difícil pensar que se produzcan las caídas de los últimos años", apuntó Ribera.

Las principales caídas de emisiones de gases de efecto invernadero se han registrado en el ámbito de la energía (electricidad, transporte y procesos industriales) y han tenido "mucho que ver" con el sector de la construcción, destacó la secretaria de Estado. Las emisiones de CO2 debidas a la generación de electricidad disminuyeron en 2009 un 15,3% con respecto a 2008. Las emisiones de combustión industrial bajaron un 9,9% mientras que los procesos industriales sin combustión lo hicieron un 21,7%. En cuanto al transporte por carretera, las emisiones de CO2 descendieron un 5,8% en 2009, segundo año consecutivo con caídas. La disminución en otros modos de transporte fue del 3,5%.

Sin embargo, las emisiones aumentaron un 18,5% en el uso de disolventes y otros productos (sobre todo, sustancias de la anestesia y otros productos farmacéuticos), aunque en términos absolutos sólo representan el 2,4% del total de las emisiones. Las emisiones también se incrementaron en el tratamiento y eliminación de residuos (un 3,5%), que representan el 4,7% de las emisiones totales. En la agricultura no ha habido casi variación de emisiones de 2008 a 2009.

Fuente: consumer (27/05/2010)