La nueva tasa recaudará 18 millones al año por los equipos industriales ubicados en montes

Las empresas privadas asturianas que desarrollan actividades en zonas forestales soportarán más presión fiscal a partir de 2011. Las arcas del Principado esperan recibir entre 14 y 18 millones de euros anuales a través de un nuevo tributo que gravará la ocupación de montes con instalaciones industriales ajenas a la agricultura, la ganadería, la explotación maderera o los trabajos en los bosques.

El impuesto, que persigue compensar el deterioro medioambiental, afectará a 5.000 kilómetros de líneas de transporte de electricidad, 500 kilómetros de gasoductos y oleoductos, 1.000 de líneas de telefonía y telemática, 10.000 metros de remontes mecánicos de mercancías, 1,1 millones de metros cuadrados de minas y canteras, 387 aerogeneradores, 434 instalaciones que incluyen estaciones y subestaciones eléctricas , antenas de telefonía, repetidores, postes, transformadores y medidores.

12/10/2010

Fuente: La Voz de Asturias