El pasado 14 de noviembre se celebró en Madrid el II Congreso de Innovación Forestal, organizado por la Plataforma Tecnológica Forestal Española. En varios momentos de esta cita se puso de manifiesto la importancia que tiene la bioenergía en este campo, en especial dentro de dos programas europeos: Micro-Fuel y Rok-FOR. En ambos participan entidades españolas.

Biorrefinerías, electricidad, energía térmica, biocarburantes, bioproductos… De todo ello se habló durante la celebración, el pasado 14 de diciembre, del II Congreso de Innovación Forestal en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid. La cita, organizada por la Plataforma Tecnológica Forestal Española y financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación, permitió conocer varios ejemplos de I+D aplicados a la industria, a través de la exposición de diferentes proyectos que se desarrollan en el ámbito forestal europeo y español, así como sus mecanismos de financiación, nacionales e internacionales.

De entre todas las ponencias y proyectos presentados, dos estaban especialmente centrados en la bioenergía. Rok-FOR y Micro-Fuel son sus nombres propios, y están encuadrados dentro del apartado de medio ambiente del 7º Programa Marco sobre Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Comisión Europea. Rok-FOR es el acrónimo de Regions of Knowledge for Forestry, y en él participan varios organismos de cinco regiones europeas: Aquitania (Francia), Baden-Württemberg (Alemania), Carelia del Norte (Finlandia), Cataluña y País Vasco. La zona transfronteriza entre Croacia y Serbia también está incluida en el proyecto.

Planta móvil que transforma en energía 230 kilos a la hora de astillas

El Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC) es una de las entidades que trabaja en Rok-FOR. Pere Josep Navarro, ingeniero forestal y miembro del CTFC, se encargó de explicar las líneas básicas del proyecto, que pretende detectar diferentes problemáticas forestales en cada contexto regional y, a la par, las necesidades existentes en energías renovables, construcción sostenible y bioproductos, con el objetivo de proponer mejoras y fomentar estas actividades. Solo en Carelia del Norte, la existencia de Rok-FOR permitirá que, de aquí a 2015, se pase de los 950 000 MWh producidos con biomasa forestal a 350 000 MWh.

Pablo Almarcha, de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE), fue el encargado de presentar el proyecto Micro-Fuel. En este caso, doce entidades de seis países de la Unión Europea, además de la Confederación Europea de Propietarios Forestales, trabajan en el desarrollo de una planta móvil capaz de convertir hasta 230 kg/hora de astillas en biocarburante y en carbón. Según la exposición de Almarcha, la tecnología con la que se investiga es la de pirólisis por microondas muy rápida (<1 segundo), pero lo más importante es que "permitirá transportar la planta allá donde se encuentre la biomasa, reduciendo los costes en transporte y permitiendo movilizar más recursos forestales”.

Aparte de la COSE, en Micro-Fuel participa también la Patronal del Metal y Comercio del Metal de Cantabria (Pymetal). Noruega, Estonia, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido también están dentro del proyecto, principalmente con asociaciones de propietarios forestales, pero también con universidades, laboratorios, ingenierías y empresas vinculadas al ámbito de la bioenergía y la innovación tecnológica.

17/12/2010

Fuente: energias-renovables.com

Más información: