El 50% de la superficie arbolada de Navarra tendrá sello de sostenibilidad ambiental en el 2011, según se ha puesto de manifiesto en la reunión que la Mesa de la Madera ha celebrado hoy.

Este organismo, que congrega a los agentes que intervienen en la gestión del sector forestal y maderero de Navarra, se ha reunido bajo la presidencia de la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro, para examinar la evolución de la superficie forestal certificada y la evolución del mercado en 2010, así como para examinar iniciativas de fomento del uso de la madera.

Según los datos facilitados por el Ejecutivo foral, Navarra es una comunidad líder en ordenación y certificación del sector forestal, que en la última década ha triplicado la superficie ordenada, de 84.000 hectáreas en 1999 a 272.689 en 2009.

Una superficie forestal está ordenada cuando su gestión se somete a un plan que regula los aprovechamientos madereros, medioambientales, cinegéticos y turísticos. En España, se encuentra ordenado el 12% de la superficie forestal del territorio nacional.

En la Mesa de la Madera la consejera ha expuesto a los representantes del sector que el objetivo de su departamento es modificar el actual sistema de ordenación de montes para que, mediante una reducción de costes, toda la superficie arbolada de Navarra cuente a medio plazo con un plan de uso y gestión que garantice su aprovechamiento sostenible.

La ordenación de los montes permite el aumento de las superficies certificadas por un organismo externo que otorga un sello de garantía (PEFC o FSC) de que la gestión forestal de ese espacio se realiza con criterios de sostenibilidad medioambiental.

 

En 2010 se llegó al 43% de la superficie certificada en Navarra y para 2011 se prevé que se certifiquen 30.000 nuevas hectáreas, lo que supondrá que casi el 50% de la superficie arbolada podría estar certificada a final de año (en España, la media de superficie certificada es del 6%).

En este momento, en Navarra tienen certificación la totalidad de las masas forestales de la Montaña y se ha comenzado a certificar los pinares de la Zona Media, y, como novedad, en 2010 se certificaron plantaciones privadas de chopo en la Ribera.

Los sellos de certificación (el PEFC es el de mayor implantación en Navarra) garantizan a los consumidores, ya sean industrias de transformación o usuarios finales, que la madera ha sido extraída con arreglo a criterios de sostenibilidad, lo que favorece, no sólo la sostenibilidad de la explotación sino mejores y mayores salidas de los productos a mercados desarrollados y exigentes con la calidad.

El sector forestal engloba en Navarra a cerca de 400 empresas con unos 5.000 empleos. EFE

13/01/2011

Fuente: abc.es