JOSU AZPITARTE Coordinador de la Confederación de Propietarios Forestales del País Vasco

Josu Azpitarte, ingeniero de Montes (Berriz, Vizcaya, 1963), coordinador de la Confederación de Forestalistas del País Vasco, abrió el pasado jueves el ciclo del RIDEA sobre el sector forestal. En la entrevista concedida a LA NUEVA ESPAÑA aboga por un empleo inteligente de los eucaliptos, como un modo de obtener rentabilidad en los montes.

-¿Cómo llegó a interesarse por los asuntos forestales?

-Llegué al mundo forestal por tradición. Mi familia siempre ha sido propietaria de montes y me aficioné a ellos desde joven. Eso me llevó a cursar los estudios de ingeniero de Montes, en Madrid.

-La gestión de los montes vascos suele ponerse de ejemplo en Asturias. ¿Cuál es la diferencia entre ambas comunidades?

-No conozco en profundidad lo que se hace en Asturias. Visto desde fuera da la impresión de que el Principado tiene una proporción de monte público mayor que la nuestra, que históricamente ha sido empleada para aprovechamiento ganaderos. La cuestión no está bien resuelta.

-¿En qué ha influido esa imbricación de la ganadería en el monte asturiano?

-Sobre todo en el tipo de paisaje. No es raro ver masas arbóreas intercaladas con praderas desnudas. Me llama la atención porque en el País Vasco apenas ocurre. Es una consecuencia del antiguo uso ganadero de esas zonas.

-¿Los montes comunales son una rémora para realizar una gestión óptima de los recursos?

-No necesariamente. Falta conciliar los intereses de los vecinos y que las autoridades locales desarrollen actuaciones armónicas. En el País Vasco la propiedad está mas clara. También tenemos zonas diferenciadas: la vertiente cantábrica en el Norte y otra mas mediterránea en el centro y sur de Álava. En la primera la propiedad privada es del 80 por ciento. En la otra zona ocurre lo contrario.

-¿Cómo controlan los incendios?

-En los últimos años hemos llegado a una proporción muy baja de quemas. Lo debemos a la conciliación de intereses públicos y privados. La gestión pública debe tener claros sus fines. Todo monte tiene un objetivo productivo, además de social y ambiental. Una buena gestión forestal se fija en todo eso y debe ser sostenible.

-Eso de que el dinero crezca en los árboles no está muy bien visto en Asturias?

-No puedo entender que esté mal visto ganar dinero con el monte. Ese debate en Asturias está más vivo que en el País Vasco. Lo que se le debe pedir a un propietario forestal es que gestione bien. Si hay limitaciones de uso los propietarios deben ser compensados.

-¿Los parques y espacios protegidos son un problema añadido para obtener rentabilidad?

-Si los espacios protegidos se implantan con un acuerdo básico entre las partes son la base para un desarrollo armónico. Las limitaciones de usos no deben responder a los gustos de un consultor. Es necesaria una argumentación técnica consistente. No es justo que a un propietario se le impongan limitaciones subjetivas.

-¿La pérdida de biodiversidad es un peligro?

-La especie en sí no es lo más relevante, es el tipo de gestión que se hace. Muchas veces lo de menos es plantar robles o eucaliptos.

-Explíquese...

-Los eucaliptos generan riqueza si se plantan con inteligencia. Hoy son la especie más rentable en España. En su lugar de origen (Australia) es autóctona. En el caso del País Vasco o Asturias, el equilibrio que guarda con el medio es diferente al de un hayedo o un pinar. Pero en ningún lugar causa daños irreversibles.

-En Asturias el eucalipto es fuente de controversia?

-Si los eucaliptales se gestionan bien son fuente de empleo y materias primas sostenibles. A su lado se pueden conservar y fomentar especies que pueden convivir en pequeños bosquecillos. Plantar un árbol nunca es negativo.

-La madera de pino vive horas bajas...

-Es el peor momento de la historia. Una razón son los temporales que derribaron toneladas de madera en Aquitania. La otra es la crisis de la construcción. Los precios están por suelos.

12/02/2011

Fuente: Ine.es