Otras noticias

El objetivo del sector es reducir en un 30% las importaciones para el año 2030.

España tiene un consumo de madera que duplica la producción nacional. Y no es porque los montes, hoy, en general, desaprovechados, no puedan responder a esta demanda, sino por la ausencia de un programa de gestión forestal que permita apostar por los recursos propios, como explican desde el Colegio de Ingenieros de Montes.

De hacerse, en 2050 nuestros bosques podrán aportar mediante cortas 50 millones de metros cúbicos de madera, con una tasa de extracción próxima al 66 por ciento de la posibilidad nacional. Y reducir así las importaciones madereras a 10 millones de metros cúbicos; es decir, menos del 20 por ciento del consumo. Para ello, en 2030 se debería haber logrado disminuir las importaciones al 33 por ciento, con una tasa de extracción superior al 50 por ciento.

Pero este objetivo, ¿es posible? Para el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, José Carlos del Álamo Jiménez, sí. En la actualidad, la superficie española que podría producir madera ronda los cinco millones de hectáreas, según se desprende del informe «Reflexiones sobre la Ingeniería Española y el Modelo de Crecimiento». Pero para 2050 podría situarse en siete millones de hectáreas, dos de ellas corresponderían a plantaciones y el resto, a masas naturales. Esta decisión supondría destinar a la producción de madera aproximadamente el 20 por ciento de la superficie forestal nacional. Así como otro 30 por ciento de terrenos forestales de gestión multifuncional.

Aprovechar nuestros montes de forma sostenible se traduciría no sólo en un menor gasto, al reducir las importaciones, sino en impulsar una actividad económica, generar empleo y sufrir menos plagas y menos incendios.

Del Álamo recuerda que no sólo «quien contamina paga», sino que «aquellos que presten servicios ambientales deberían cobrar por ello». Además, el decano vería bien que se cobrara por usar el monte, tal y como se hace en otros países. Sí, por ir a caminar y, a cambio, tenerlo limpio. Así se crearía empleo, entre otras ventajas. Algo, con lo que aquí se discrepa, por aquello de que quien más conoce el monte, más lo cuida, no a la inversa.

30/07/2011

Fuente: larazon.es

La demanda de la madera destinada a la producción de energía aumenta de manera estable y los expertos del sector creen que esta tendencia se reforzará con la decisión de algunos países industrializados de privilegiar fuentes de energía renovables y limpias frente a la nuclear.

El giro dado por ciertos países europeos en materia energética tras el accidente nuclear de Fukushima -como el anuncio de Alemania de que abandonará totalmente la energía atómica para 2022-, pero también el aumento del precio del petróleo y el carbón, han impulsado fuertemente el mercado de la madera.

Esta materia prima es reconocida como una fuente de energía renovable y neutra desde el punto de vista de las emisiones de dióxido de carbono. Así lo revela la revista anual del mercado de productos forestales de la Comisión Económica de la ONU para Europa (UNECE), que indica que el consumo de productos forestales en general en las regiones de Norteamérica, Europa y los países del antiguo bloque soviético aumentó el 5,6 por ciento el año pasado.

Pero el crecimiento más marcado ha sido el experimentado en los últimos años por los "pellets" de madera (serrín compactado y que presenta un factor de combustión máximo), utilizados para la generación de electricidad, según la publicación divulgada hoy.

De una capacidad de producción de 9 millones de toneladas a nivel mundial -la mitad en Europa- se pasó a las 16 millones de toneladas el año pasado, dos millones menos que las capacidad total calculada.

Se estima que este año la producción alcanzará los 20 millones de toneladas y que el aumento anual del consumo será del orden del 11 por ciento hasta el año 2020.

Esta tendencia, sin embargo, puede resultar inquietante para otros sectores por lo que implicaría en términos de aprovisionamiento y del precio de la madera, reconoció un experto de UNECE, Douglas Clark.

Europa es el primer consumidor de "pellets", con Suecia como el primer comprador con el 20 por ciento del total mundial.

El primer exportador y principal abastecedor mundial es Canadá, aunque el organismo considera que esta situación evolucionará con el desarrollo de las capacidades de producción en Rusia.

De otra parte, la revista valora como "destacable" el crecimiento del sector forestal en China en el último decenio, con una producción que se ha duplicado en los últimos cinco años para alcanzar los 300.000 millones de dólares en 2010.

Entre 2009 y 2010, la producción de productos forestales en China aumentó el 29 por ciento y se ha convertido ya en el primer productor mundial de tableros de madera.

Asimismo, en los diez últimos años ha duplicado la de papel, pulpa y cartón, de los que ahora produce el 25 por ciento del total mundial.

Los expertos califican a la madera como una materia muy "versátil", pues además de los productos más obvios que se pueden extraer de ella, también participa en la producción de textiles, aditivos alimentarios (en base a celulosa), pantallas ópticas para ordenadores portátiles, teléfonos móviles, entre otros artículos.

04/08/2011

Fuente: Efeverde.com

La organización PEFC España se ha sumado a la iniciativa Case stories que, en el marco de la promovida por PEFC Internacional, pretende dar a conocer las experiencias de propietarios y gestores de monte, empresas, miembros y socios de PEFC, entidades de certificación, ONG`s, etc. que muestren las ventajas de la certificación y al mismo tiempo destaquen los logros y el excelente trabajo de las empresas comprometidas con PEFC, a fin de que puedan ser utilizadas como ejemplo o referente tanto a nivel nacional como internacional, por periodistas, clientes, consumidores, etc.,.

Desde PEFC España señalan que quieren “mostrar a los grupos de interés las historias positivas de éxito de las empresas certificadas con PEFC, y cómo el sello ha influido en su actividad”, tanto en los casos de certificación de Gestión Forestal Sostenible como de Cadena de Custodia.

Una de las primeras empresas que ha querido compartir con su historia es ARTEAGA, especializada en la producción de estructuras de madera para la vivienda y otros proyectos de construcción, cuya experiencia ya puede leerse en la web de PEFC España.

04/07/2011

Fuente: PEFC España

La iniciativa se incluye dentro del proyecto Silvanus subvencionado con 848.537 euros del MARM y los fondos europeos del FEADER

El portal Marketwood realizará la venta de madera al estilo Ebay. Así resumen los responsables la puesta en marcha de este sistema de subastas de madera a través de internet. El proyecto se incluye el proyecto piloto de Silvanus subvencionado en 848.537 euros por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) y por los fondos europeos del FEADER.

Está previsto que el portal esté plenamente operativo tras el verano y busca, según se refleja en la web, "acceder a un mercado certificado y de calidad. El proyecto lleva un año de trabajo y se incluye un campaña de estudio y valorización de parcelas.

06/07/2011

Fuente: Abc.es

Una de las preguntas más repetidas a raíz de volver a poner el límite de velocidad en 120 km/h en lugar de 110 km/h era el porqué se hacía si se habían ahorrado 400 millones de euros y disminuido la dependencia energética de España. Con la biomasa se podría hacer una pregunta similar: ¿Por qué usamos tanto gasóleo para calentar los hogares si nos cuesta un 43% menos con pellets y un 80% menos con astillas?

La pista la ha dejado esta misma mañana en Twitter la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom). La primera entrada comentaba: “Calentarse con pellets es un 40% más barato que con gasóleo. Gas natural (gas fósil) y butano son un 5,7% más caros a partir de 1 de julio”. En la segunda se afirmaba que “según IDAE, la biomasa más cara (pellets en bolsa de 15 kg) calienta un 40% más barato que gasóleo. Informe de 6 jun”.

El documento al que hace referencia Avebiom es el Informe de precios energéticos: carburantes y combustibles, editado por el IDAE y que refleja datos del sector a 6 de junio de 2011. Avebiom coge como referencia el coste del kilovatio hora producido por el gasóleo C, el más utilizado en las calderas domésticas de viviendas aisladas y algo menos en zonas urbanas. Este derivado del petróleo se usa tanto para calefacción como para agua caliente sanitaria, y se compara con el coste del biocombustible más caro, que es el pellet de madera envasado en sacos de 15 kilógramos. El dato es elocuente: 7,87 céntimos de euros cuesta el kWh con gasóleo C y 4,51 céntimos con pellet de madera. Es decir, casi un 43% menos.

Biocombustibles más baratos: pellets a granel, cáscaras de almendras y astillas

Y esto es con el pellet más caro, porque si se escogen otros biocombustibles las diferencias llegan a ser desorbitadas. Por ejemplo, el precio del kWh producido con pellets de madera a granel es de 3,38 céntimos de euro (un 55% menor); con cáscara de almendra triturada es de 2,22 céntimos (menos del 70%); con astilla de pino triturada, de 1,39 céntimos (en torno al 80% menos); y con zuro de maíz triturado, es decir, con el corazón o raspa de la mazorca después de desgranada el coste es de 1,29 céntimos, casi un 85% más barato que el gasóleo C.

Por último, la diferencia ya no admite comparación si el precio de referencia es el de las bombonas de gas de 11 y 12,5 kilos, donde el coste de kWh producido es de 8,94 céntimos de euro, el del propano canalizado, que llega a los 8,19 céntimos, y el de este último en bombonas de 35 kilos, donde el coste de kWh se va hasta los 13,91 céntimos de euro. Como comenta Avebiom en una de sus entradas en Twitter, los cálculos están hechos sin contar la reciente subida del gas natural (se utiliza principalmente en edificios urbanos) y el butano, que ha sido del 5,7%. Por ejemplo, los cálculos del IDAE están hechos a 14 euros la bombona de 12,5 kilos. Ahora está a 14,80.

04/07/2011

Fuente: energias-renovables.com

Página 5 de 53

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones