Noticias

Los consumidores pueden aprovecharla para climatizar sus hogares o para lograr electricidad.

La materia viva, o biomasa, contiene una energía renovable y ecológica con múltiples aplicaciones. Los consumidores pueden utilizarla para climatizar sus viviendas y se pueden abastecer de la electricidad creada en instalaciones específicas. Además, resuelve el problema del tratamiento de los residuos desaprovechados del campo y el monte, reduce el riesgo de incendios forestales, ofrece otras posibilidades, como su uso como fertilizante en la agricultura, genera gran cantidad de empleo en zonas rurales y combate el cambio climático. Por ello, se han aprobado diversos planes para promover su uso en los próximos años.

Ventajas de la biomasa

La biomasa es el conjunto de la materia orgánica, de origen vegetal o animal, y los materiales que proceden de su transformación natural o artificial. En este amplio conjunto se incluyen los residuos y subproductos procedentes de las actividades agrícolas, ganaderas, forestales, agroalimentarias y de transformación de la madera.

Los consumidores pueden aprovechar la biomasa, sobre todo, por su energía calorífica (calefacción, agua caliente, cocina) al sustituir los combustibles fósiles por suministros derivados de la madera (pellets, aglomerados, etc.). La producción de electricidad mediante biomasa podría aumentar si los consumidores exigen a los responsables públicos el apoyo de este tipo de materia prima energética.

La biomasa genera una energía renovable y ecológica, puesto que no aumenta el efecto invernadero, causante del cambio climático, ni contamina con lluvias ácidas o gases tóxicos. Fue la principal fuente energética hasta la revolución industrial, cuando se sustituyó por los combustibles fósiles.

La biomasa genera una energía renovable y ecológica, puesto que no aumenta el efecto invernadero ni contamina con lluvias ácidas o gases tóxicos

La biomasa se puede aprovechar por partida doble, ya que sus residuos pueden servir como fertilizantes, aditivos para cementos o incluso contra las mareas negras.

Según la Asociación para el Aprovechamiento de la Biomasa (AAB), sus ventajas son diversas:

  • La limpieza de los montes, realizada de forma controlada, evita posibles daños ambientales y mejora la calidad del arbolado, disminuye las plagas e incendios y favorece la regeneración natural.
  • El sector agrario español, que perderá 4.000 millones de euros en el período 2007-2013, podría lograr nuevos beneficios económicos. El desarrollo de la generación eléctrica con biomasa podría proporcionar a los agricultores en 2011 un ingreso anual de 4.867 millones de euros. Otras ventajas asociadas serían la creación de empleo, en especial en áreas rurales y locales, la potenciación del desarrollo tecnológico, el ahorro de costes relacionados con prevención y extinción de incendios, y la lucha contra la degradación del suelo cuando se implantan cultivos energéticos en tierras abandonadas.
  • La biomasa eléctrica es la energía renovable que más contribuye a la estabilidad de la red de distribución, porque garantiza el suministro a cualquier hora del día y con diferentes condiciones atmosféricas (viento, sol, etc.). No obstante, para ello, hay que disponer de una fuente cercana a precios razonables y tener unos consumos energéticos suficientes para que la instalación sea rentable.

Según un informe de la Asociación Europea de la Industria de la Biomasa y la organización WWF, la biomasa reduciría las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en cerca de mil millones de toneladas anuales y podría satisfacer, dentro de una década, el 15% de la demanda eléctrica de los países industrializados.

Biomasa en España y en el mundo

La biomasa en España, tanto en generación eléctrica como en producción térmica, es la "mayor renovable" en el balance de eficiencia y renovables 2009 del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE): un 3,9%, seguida de la eólica, con una contribución del 2,4%, y de la energía hidráulica, con un 1,7%.

Según este organismo público, la producción de pellets se ha multiplicado por diez en los últimos tres años, hasta alcanzar en 2009 las 600.000 toneladas. Despunta la tecnología española, sobre todo en gasificación, en instalaciones de cogeneración de menos de dos megavatios (MW). En cuanto a la co-combustión, hay numerosas centrales eléctricas con biomasa agro-forestal en pruebas.

La producción de pellets se ha multiplicado en España por diez en los últimos tres años

El Plan de Energías Renovables (PER) fijaba que para 2010 algo más del 6% de la electricidad en España proviniera de la biomasa en sus diferentes formas. El nuevo PER, que se solapará con el Plan de Acción Nacional en materia de Energías Renovables (PANER), exigido por la Unión Europea, se plantea para el periodo 2011-2020 un objetivo más ambicioso. La finalidad es lograr un parque eléctrico con una potencia instalada de 1.695 MW. Ahora bien, para promocionar este sector, según el IDAE, son fundamentales las empresas de servicios energéticos, en especial, las dirigidas al sector doméstico.

Andalucía es por su extensión y clima la comunidad autónoma con más potencial para la generación de energía a partir de la biomasa. Hay diversas plantas en provincias como Jaén o Málaga que ya utilizan orujo o residuos de aceituna para crear energía. Entre las empresas principales del sector se encuentran ENCE, Valoriza Energía, Oleíca el Tejar, Guascor, CGC Biomasa, Iberdrola y el sector celulósico y papelero español, representado por la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL). Están localizadas, sobre todo, en Galicia, Andalucía y Asturias y generan alrededor de 4.000 puestos de trabajo directos.

En algunos países, la biomasa es el recurso económico más importante, como en Brasil, donde la caña de azúcar se transforma en etanol, o en la provincia de Sichuán, en China, donde se obtiene gas a partir de estiércol. En el caso de la Unión Europea (UE), con una gran dependencia energética del petróleo, se apuesta cada vez más por esta fuente de energía. Los países nórdicos o Alemania, donde se utilizan seis millones de toneladas de residuos de madera tanto para fabricar tableros aglomerados como para generar energía, son los países europeos que más biomasa consumen.

Desafíos de la biomasa

La tecnología que aprovecha la biomasa necesita un mayor avance. Su rendimiento es menor que el de los combustibles fósiles -por término medio, un litro de gasolina equivale a tres kilos de biomasa- y se necesitan más recursos y sistemas más complejos y costosos de almacenamiento y manejo. No obstante, se espera que con el debido apoyo estos sistemas mejoren en los próximos años.

Los canales de distribución de la biomasa no están tan desarrollados como los de los combustibles fósiles, pero sus defensores aseguran que las principales barreras no son de carácter tecnológico, sino de mentalidad y de capacidad organizativa.

Los responsables del sector aseguran que a pesar de los esfuerzos del Ministerio de Industria, se echa de menos una normativa que no sólo regule de forma adecuada a este sector, sino que lo promocione a todos los niveles, desde los generadores de estos residuos hasta las empresas eléctricas.

Diferentes tipos de biomasa

Los diversos tipos de biomasa dan pie a múltiples sistemas de obtención de energía:

  • Biomasa natural: se produce de manera espontánea en la naturaleza, como el material que se recoge en la poda de un bosque.
  • Biomasa residual seca: se compone de desechos derivados de la actividad agrícola, forestal o alimenticia, como la cáscara de almendra, el orujillo o el serrín. Este tipo de biomasa ofrece un mayor interés para el aprovechamiento industrial.
  • Biomasa residual húmeda: surge de los vertidos biodegradables, como las aguas residuales o los excrementos del ganado.
  • Cultivos energéticos: son plantas, como el cardo o el girasol, que se utilizan para obtener biomasa transformable en biocombustible.

En cuanto a los sistemas, por un lado se pueden utilizar métodos termoquímicos, como la combustión o la pirólisis, que utilizan calor, y se emplean con la biomasa seca. Por otro lado, los métodos biológicos utilizan diversas formas de fermentación para crear biocarburantes, como el etanol para la propulsión de vehículos, o para producción energética de las explotaciones agrícolas, al aprovechar los excrementos del ganado.

18/08/2010

Fuente:consumer.es

NEIKER–Tecnalia (Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario) ha puesto en marcha un servicio on line gratuito para prevenir a los agricultores de la presencia de plagas y enfermedades en los cultivos alaveses y en las zonas guipuzcoanas del Bajo Bidasoa y Urola Costa. La web, denominada www.avisosneiker.com, ha sido construida en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco y Euskalmet (Agencia Vasca de Meteorología).

La web ofrece a los productores asesoramiento especializado para la adopción de medidas que minimicen los efectos negativos sobre las cosechas, con el fin de obtener un mejor rendimiento de éstas y reducir las pérdidas económicas en el sector agrícola. Se pueden consultar, en tiempo real, todas las amenazas existentes en cada comarca, así como los tratamientos más adecuados para cada zona afectada. Esta herramienta también ofrece la posibilidad de suscribirse y recibir avisos por correo electrónico y mensajes en teléfono móvil. El servicio se completa con recomendaciones de riego para las diferentes zonas y cultivos.

Comarcas

La plataforma recoge actualmente la información de 35 puntos de control repartidos por las comarcas de la Llanada Alavesa, Cantábrica Alavesa, Rioja Alavesa y Valles Alaveses, a las que hay que sumar las regiones guipuzcoanas del Bajo Bidasoa y Urola Costa, sobre las que se aporta información recogida en las estaciones meteorológicas de Jaizkibel y Altzola, respectivamente. El objetivo del servicio es ir completando, progresivamente, toda la geografía vasca.

Cultivos

La herramienta informática ofrece, por el momento, datos sobre plagas y enfermedades que afectan a los principales cultivos de la CAPV (entre los que se encuentran la patata, la remolacha, la vid y el tomate), si bien no se descarta la ampliación a otros vegetales, en función de las demandas y necesidades de los productores. La web ofrece, asimismo, datos sobre amenazas forestales, con el fin de contribuir al mantenimiento y salud de los bosques.

Plagas y enfermedades

El portal registra las plagas más habituales de los citados cultivos, entre las que destacan la polilla y el pulgón, insectos de los que se hace un seguimiento diario y se indica su aumento o disminución en cada zona. Asimismo, recoge datos sobre las enfermedades más comunes de estos cultivos, entre las que destacan las provocadas por los hongos Cercospora y Botrytis cinerea, el mildiu, el oidio y el mildiu vitícola.

Recomendaciones de riego

Gracias a este servicio, los agricultores pueden conocer, a través de Internet y de su teléfono móvil, las recomendaciones de riego para sus parcelas. Además de emitir avisos, la web dispone de una herramienta de balance hídrico. El productor debe introducir, por Internet o teléfono móvil, los riegos y las lluvias que día a día se vayan produciendo en su parcela. Con estos datos, el sistema calcula el balance hídrico y el agricultor recibe todos los viernes la recomendación de riego para la semana siguiente.

13/08/2010

Fuente: basqueresearch.com

Limpiar los bosques durante el año y emplear los residuos obtenidos para generar energía, entre otros fines, privaría a los fuegos de una gran cantidad de combustible en el verano.

Aunque este año no está siendo uno de los más agresivos en cuanto a lo que a incendios se refiere, entre otras cosas, por las suaves temperaturas que ha habido a lo largo del verano, hay que seguir tomando medidas para evitar que los virulentos focos que se desencadenan en los meses más calurosos del año devoren la masa boscosa del país. De hecho, un 70 por ciento de los incendios en España podrían reducirse con el aprovechamiento de la biomasa, ya que los montes acumulan a lo largo del año tal cantidad de residuos forestales que estos sirven luego de combustible a los fuegos.

Así lo explicó ayer el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo, al aludir a los datos que sobre este tema publicó hace unos días la empresa maderera-forestal ENCE en el estudio El valor de la Biomasa Forestal, en colaboración de Boston Consulting Group. Del Álamo defendió el aprovechamiento de estos restos de madera, ya que, asegura, en los montes de España crecen 45 millones de metros cúbicos de madera al año y «solo se aprovecha la tercera parte (15 millones)».

De esta forma, explicó, 30 millones por metro cúbico solo de madera -no de matorrales- se acumulan año tras año y «pasa lo que todos sabemos, da lugar a grandes incendios y grandes catástrofes». y es que la falta de limpieza de estas zonas verdes lleva en muchos casos a un desenlace fatal.

Es por ello, añadió, que la mayor actividad incendiaria se produce en el noreste de España y otras áreas como Levante o Andalucía; zonas en las que se podrían prevenir estas catástrofes si «se hiciera rentable el monte».

Una de las principales formas de conseguirlo es por medio de la biomasa, la cuál, explica el decano, no solo se debe tener en cuenta como energía renovable sino también como un sistema de rentabilizar el monte por medio del desarrollo forestal, lo que conllevaría la generación de empleo y ahorro económico. Sin embargo, a pesar de estos beneficios, España únicamente ha ejecutado un nueve por ciento de la potencia de generación de energía con biomasa prevista para este año y, aunque existen varios proyectos, apenas hay plantas que trabajen con ella.

Otro escollo hace referencia al abastecimiento de esta materia prima, ya que el plazo para amortizar las inversiones es largo -unos 15 o 20 años- y durante ese tiempo hay que garantizar el suministro a la planta, lo cuál se consigue por medio de convenios o contratos con propietarios de montes, públicos o privados, o por los cultivos forestales energéticos.

Carlos del Álamo lamentó que la solución encontrada haya sido justo la contraria, la disminución del objetivo de 2.039 megavatios para la biomasa a 1.187 porque considera que el problema de exceso de biomasa seguirá existiendo y que «hay que encauzar esa energía que se pierde cada año en los incendios».

Además, explicó que en España se distingue entre biomasa forestal y biomasa residual, y defiende que hay que abandonar esta distinción. Al fin y al cabo, añadió, ambas formas de energía son el mismo recurso neutro y renovable, que se vuelve a generar, y su uso podría suponer un ahorro de millones de toneladas de emisiones de CO2 al medio ambiente.

23/08/2010

Fuente: eladelantadodesegovia.es

 

El objeto de este estudio es exponer la visión de la Asociación Nacional de Empresas Forestales (ASEMFO) sobre las posibilidades, necesidades y expectativas del sector en el aprovechamiento de la biomasa forestal, la obtenida de nuestros bosques y montes, para su consideración en el nuevo Plan de Energías Renovables 2011-2020. El objetivo ASEMFO es que en el periodo que engloba el nuevo PER se desarrolle un mercado amplio y transparente de biomasa basado en criterios de lógica económica, ecológica y social.

La Unión Europea asigna a España un mínimo del 20% de energía final obtenida con renovables en 2020. Características de la biomasa forestal -Es un combustible de fácil gestión: puede utilizarse en el momento y en el lugar en que se demande energía.

La biomasa forestal primaria no es un producto tóxico ni peligroso.

De gran calidad química. Su combustión no produce en cantidad significativa elementos corrosivos, como es el caso del cloro, o tóxicos, como los productos de combustión de pinturas y colas en la biomasa recuperada o Residuos Sólidos Urbanos (RSU).

Idóneo para su utilización a pequeña escala en instalaciones con sistemas de limpieza de humos poco sofisticados. -Sus emisiones son comparables con los combustibles fósiles de mejor calidad.

Tiene un porcentaje de humedad variable y, en algunos casos, elevado por lo que su capacidad calorífica puede ser menor que otras biomasas sólidas. Esta característica hace que puedan gestionarla empresas de servicios energéticos que suministren energía.

Su singularidad con respecto a la de países que han desarrollado un intenso aprovechamiento de la biomasa forestal (Austria, Finlandia o Suecia) radica en la abundancia de biomasa que puede obtenerse del aprovechamiento del árbol completo y las mejores condiciones climáticas que permiten manejar astilla con porcentajes de humedad relativamente bajos.

Balance sostenible de la biomasa forestal:

Recurso renovable, competitivo y de gran calidad química

Energía limpia y sostenible

Precio inferior al gas o gasoil

Crea empleo rural directo e indirecto

Optimización de la biomasa forestal en las nuevas directivas europeas

Posibilita el desarrollo en el ámbito térmico y eléctrico

Reduce la dependencia energética exterior Biomasa en el PER 2011-2020

Propuestas de actuación Mercados existentes y potenciales para la biomasa: respecto a la producción térmica con biomasa, ésta tiene un rendimiento global en torno al 80% (PER), sólo ligeramente inferior a calderas de gas natural de condensación. Su papel en la producción eléctrica debe ser la sustitución o complementación de los combustibles fósiles (gas o el carbón). La producción eléctrica con biomasa en instalaciones específicas tiene una eficiencia en torno al 21,4% (datos según PER 2005-2010); en comparación con la generación eléctrica con gas en ciclo combinado que tiene una eficiencia superior al 53% (PER). Análisis económico y de empleo Con el aprovechamiento anual de 10 millones de toneladas se consiguen beneficios económicos y de empleo:

Se crean, sólo en los trabajos de recogida, tratamiento y distribución del combustible, 10.000 puestos de trabajo. Uno por cada mil toneladas de combustible. Estos trabajadores generan cotizaciones sociales y fiscales que no se producen con combustibles de importación

Se evita la importación de algo más de veinte millones de barriles de petróleo por valor de 1.000 millones de euros anuales a los precios actuales, impidiendo una importante salida de divisas

Se evita la emisión a la atmósfera de más de 8,7 millones de toneladas de CO2/año si consideramos sustitución de gasóleo para usos térmicos. El coste de estas emisiones a 16 € la tonelada asciende a 140 millones de euros anuales.

Conclusión: la alta potencialidad productiva de los montes españoles posibilita el desarrollo de los usos térmicos y de los eléctricos. La valorización de la biomasa forestal y la constitución de un mercado para este recurso energético es posible y deseable a partir del momento en que se creen los instrumentos de apoyo políticos y económicos para la gestión forestal. Es necesaria una participación activa de propietarios, empresas y administración. El reto a partir de ahora se centra en fomentar la demanda de este producto y llevar a cabo una importante labor de comunicación y divulgación a la sociedad.

09/08/2010

Fuente:ASEMFO

Página 110 de 143

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones