Noticias

«Los montes están casi olvidados, recuperarlos debe ser un objetivo político, social, económico y medioambiental; son el recurso con más potencial y el más desaprovechado»

La asociación Asmadera, dedicada al sector forestal, agrupa a 150 empresas asturianas y tiene ya una historia de 33 años. Su presidente, Luis Enrique García, asegura que en Asturias hay unas 730.000 hectáreas consideradas forestales, de las cuales menos de un 40 por ciento son de arbolado. «Es uno de los grandes retos para el sector por la pérdida de riqueza y de empleos que esto supone», explica. Este empresario nació en Barcia, en Valdés, hace 44 años.

El parque de la madera de Valdés, ¿llega tarde?

Hace ya casi cinco años que se hizo el planteamiento al Ayuntamiento de Valdés y, aunque el proceso de concreción va demasiado lento, parece que vamos avanzando. Aún así, con la crisis, este no es el momento más oportuno para que las empresas del sector forestal y de la madera de la zona se planteen proyectos inversores de esta envergadura. Sin duda, tendremos que esperar unos años para que los proyectos se puedan activar.

¿Existe algún problema con esta infraestructura?

Existen algunos problemas básicos que se pueden resolver, como el diseño inicial de las parcelas, pero lo que más preocupa a las empresas interesadas es la insistencia por parte de la parroquia de Barcia y Leiján, propietaria de los terrenos, en alquilar y no vender los terrenos. Valdés es el municipio asturiano con más aserraderos, un total de nueve; es también el municipio que más madera transforma en aserraderos; el que tiene el aserradero que más madera transforma de Asturias, y el tercer municipio donde más madera se corta de la región. Son razones sobradas para apostar por un proyecto de esta envergadura que, tal como está planteado, será suficiente para que las empresas de la zona relancen su actividad, modernicen sus instalaciones y, sobre todo, no se trasladen a otros municipios. Valdés necesita fidelizar a las empresas del sector en su territorio.

El Alcalde de Navia ha manifestado que el sector forestal y de la madera es el futuro de la comarca, ¿qué le parece?

Tiene fundadas razones para afirmar eso. En Navia está ubicada la mayor empresa del sector en Asturias y, además, genera una parte importantísima de la riqueza y del empleo del occidente asturiano. El medio rural asturiano tienen ya pocas opciones de creación de riqueza con potencial suficiente y sostenible en el tiempo, posiblemente la única sea el monte y el aprovechamiento de sus recursos forestales, básicamente madera y biomasa energética. Nuestros montes están casi olvidados y su puesta en valor debe ser un objetivo político, social, económico y medioambiental. El forestal, es el recurso con más potencial y el más desaprovechado en nuestra región, donde las condiciones naturales para el crecimiento de la madera son óptimas. Solamente hay que poner este recurso renovable en valor para aprovecharlo de forma racional y sostenible.

¿Por qué es tan estratégico este sector? Un estudio presentado en Navia lo consideraba uno de los más prometedores del futuro, junto a la asistencia a personas dependientes.

En Asturias se está utilizando menos del 25 por ciento de su superficie forestal, es decir, menos de 180.000 hectáreas para producción de madera. Y más de 250.000 hectáreas están desarboladas. La infrautilización de este recurso es tan evidente como vergonzosa. Por otro lado, tenemos factores adicionales como la fuerte inversión que se ha realizado en la fábrica de celulosa y energía eléctrica de Ence en Navia, que ha incrementado fuertemente sus capacidades productivas y de consumos de madera y biomasa forestal. Los productos forestales van a ponerse de moda por ser renovables, por ser sumideros de dióxido de carbono, por contribuir de forma básica a la sostenibilidad medioambiental, por crear riqueza y empleo en el medio rural y por el incremento incesante de su demanda en varios mercados. Sin duda alguna será un recurso clave en la nueva Ley de Economía Sostenible.

¿Cuáles son los problemas a los que se enfrentan los empresarios del sector forestal?

Tienen grandes y difíciles retos que afrontar. En primer lugar, hay un problema de tamaño. Las empresas son demasiado pequeñas para competir en mercados cada vez más globalizados y complejos, por lo que deben apostar por estrategias de crecimiento como la cooperación empresarial en actividades de compra, sobre todo de materias primas, y de venta de sus productos; o por unirse y fundirse en nuevos proyectos empresariales con tamaño suficiente para garantizar su competitividad. Otro gran reto es la falta de profesionalización, de formación, de sus directivos y gestores, problema que se extiende también a los trabajadores del sector. La formación es un déficit del sector.

¿Qué pide para Occidente?

Simplemente que ciudadanos y empresarios del occidente asturiano dispongamos de los mismos servicios e infraestructuras y que tengamos las mismas oportunidades que nuestros vecinos del centro, aunque, hoy por hoy, nos llevan mucha ventaja en esto.

El Occidente, ¿es una zona estratégica para el sector forestal?

Es evidente que el Occidente es una zona estratégica para el sector forestal y de la madera puesto que es la zona de Asturias con más superficie forestal, la que tiene más superficie arbolada y la que más madera produce, sobre todo de las especies más comerciales, como el eucalipto y el pino: más del 60 por ciento del total asturiano.

La fábrica de papel Ence, ubicada en Navia, ¿es básica para el desarrollo del sector?

La presencia de la fábrica de Ence en Navia es un factor clave para el desarrollo futuro del sector, no sólo en la zona occidental sino en toda la región. También es el Occidente la zona asturiana con más cultura forestal, lo cual es fundamental para motivar la dinamización del sector. Es difícil medir en euros esta característica estratégica, pero, para darnos una idea, basta con echar un vistazo a las cifras de facturación o de consumos de la fábrica de Ence. Hay un dato clave para percibir la potencialidad de este sector: es el que requiere menor inversión para crear un puesto de trabajo, menos de 40.000 euros. A pesar de la dificultad para medir el potencial del sector en el Occidente, sí puedo afirmar con rotundidad que, si se pusiera en valor, se acabaría el paro en la zona.

Fuente: Diario independiente de Asturias

POR ANA M. SERRANO Cadavedo (Valdés)

El puente de Pino Radiata más largo del mundo, que incluye madera proveniente de Chile, se terminó de construir en Holanda, con una capacidad para soportar vehículos de hasta 65 toneladas de carga a lo largo de sus 32 metros de extensión.

La obra de ingeniería se basó en madera de Pino radiata modificada por un proceso llamado acetilación realizada por la compañía europea Titan Wood, empresa socia del Centro de Transferencia Tecnológica de la Madera (CTT) de Corma. La construcción vial está certificada para durar no menos de 80 años.

Situado en Sneek, provincia de Friesland, Holanda, el puente forma parte de un paso sobre nivel de una autopista, permitiendo el tráfico de vehículos pesados de hasta 65 toneladas en ambos sentidos del tránsito. La construcción se instaló en sólo un día, mientras que las etapas de factibilidad, ingeniería, preparación de la madera y ensayos, demoraron seis meses.

Según David Bone, gerente de Desarrollo de Titan Wood, la decisión de construir en madera –en lugar de materiales tradicionales como el hormigón o acero– fue “del gobierno holandés, quien quería explorar esta tecnología que utiliza menos energía, captura carbono y es una solución más rápida de instalación. Ello, sin contar con que la madera es mucho más atractiva estéticamente”.

Cabe mencionar que en Chile también se han construido puentes de madera, como es el caso del realizado por la Universidad de Concepción mediante placas post tensadas. Además, el puente Cautín, ubicado en la Novena Región, recibió en 2004 una distinción del Ministerio de Obras Públicas.

Modificación molecular

La tecnología utilizada en el tratamiento del Pino radiata se conoce como acetilación, proceso mediante el cual se mejora en un 70% la estabilidad dimensional del material. Además, la madera se vuelve resistente a hongos, cambios de temperatura y humedad, así como a los rayos ultravioleta.

Este procedimiento también es llamado “modificación molecular”, ya que la acetilación transforma los grupos hidróxilos de la madera (que absorben y liberan agua) en acetiles, con lo cual las propiedades dinámicas de este soporte dejan de manifestarse. Los acetiles están presentes naturalmente en maderas nativas de alta calidad, como el cedro y el alerce.

El resultado de la acetilación del Pino radiata es la creación de una nueva especie, con mejor desempeño, con una calidad persistente y durable. A nivel mundial, sólo Titan Wood es proveedor de madera acetilada, que comercializa con la marca Accoya.

Oportunidades para la madera

El ejecutivo de Titan Wood dice que yan han recibido pedidos y fabricado la madera para un puente adicional de similar tamaño y que están compitiendo para un puente de 1,5 kilómetros de largo.

“Con nuestra tecnología, la madera puede competir con materiales como el plástico, metal y otros, con un beneficio enorme en el consumo de energía y el medio ambiente en general. Accoya, hecho de Pino Radiata de Chile, no solamente funciona en la construcción de puentes y viviendas, sino que en cualquier producto o aplicación que normalmente se fabrique a base de materiales no renovables, tal como aparatos del mercado de consumo masivo y otros”, dice Bone.

El ejecutivo agrega que “los bosques de Pino radiata en Chile son un recurso 100% renovable que ayuda a detener el cambio climático. Si empezamos a usar madera en estas áreas, vamos a aumentar el valor de las empresas forestales chilenas y abrir oportunidades para productos de mayor valor agregado, que empresas pequeñas, medianas y grandes pueden fabricar”.

Fuente:12/05/2010 - Infomadera

El Gobierno de Castilla-La Mancha aprovechó la presentación del proyecto Energías de Almadén, basado en el desarrollo de cultivos energéticos destinados a una planta de generación de electricidad, para dar a conocer un plan en torno a la biomasa. El objetivo es instalar unos 115 MW eléctricos hasta 2012. La región cuenta en la actualidad con 48 MW.

Los consejeros de Industria, Energía y Medio Ambiente y de Agricultura y Desarrollo Rural, Paula Fernández y José Luís Martínez Guijarro, manejaron exactamente una horquilla de potencia a instalar de entre 85 y 115 MW, al dar a conocer la elaboración de un plan de biomasa que se encuadra dentro de la Estrategia Energética de Castilla-La Mancha. La procedencia de la materia prima incluye residuos agroganaderos y forestales, cultivos energéticos y el aprovechamiento del biogás de vertederos.

El futuro plan de biomasa se dio a conocer ayer durante la presentación del proyecto empresarial Energías de Almadén en esta misma localidad de Ciudad Real. La iniciativa está compuesta por una plantación agrícola de cultivo energético, en concreto 400 hectáreas de paulonia, y la construcción de una planta de generación de energía eléctrica de 2 MW a partir de esta biomasa. La inversión prevista en dicho proyecto será superior a los 10,8 millones de euros y se crearán más de 10 empleos directos y 40 indirectos en las distintas fases de construcción y mantenimiento.

La unión de las renovables con prácticas agrarias y forestales

Estos últimos datos llevaron a ambos consejeros a afirmar que la biomasa tiene futuro en una región de fuerte tradición agraria como Castilla-La Mancha. En concreto, José Luís Martínez Guijarro, en referencia a datos laborales más genéricos, señaló que “la extracción, transporte y tratamiento de biomasa puede generar alrededor de 15.000 puestos de trabajo”. El mismo consejero puso el ejemplo de Energías de Almadén como uno de los que “cierran un círculo empresarial muy interesante para la región, ya que unen la industria de las renovales con prácticas agrarias y forestales muy consolidadas en Castilla-La Mancha”.

En la actualidad, según datos de la responsable de Industria, Energía y Medio Ambiente, la región cuenta con 19 plantas de biomasa que suman 48 MW, y se encuentran en tramitación otras 13 plantas más, con las que se alcanzarían 80 MW. Además, Paula Fernández añadió que “desde el pasado año el Gobierno regional ha puesto en marcha ayudas directas a los ciudadanos para que sustituyan sus calderas viejas por otras más eficientes, como las de biomasa, que fomentan el ahorro y la eficiencia energética y, además disminuyen la factura doméstica”.

Fuente: energias-renovables.com

El éxito de la implantación y desarrollo de muchas de las plantas de generación eléctrica, que utilicen la biomasa forestal como combustible en España, pasa por la clarificación por parte de la Administración Central y de las Administraciones Autonómicas, de lo que se entenderá como CULTIVO ENERGETICO, según lo establecido para el grupo b.6.1., del RD 661/2007. Avebiom propone en este documento que algunas producciones forestales se consideren cultivos energéticos.

AVEBIOM, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, asociación que agrupa entre sus asociados a la práctica totalidad de la cadena de valor de los sectores forestal y energético, hemos debatido las consecuencias reales que supone el tomar una u otra decisión respecto a la calificación de lo que debe de ser considerado como cultivo energético.

Las bases en las que se sostiene el cultivo energético son compartidas por todas las partes, es decir:

  • España cuenta con una superficie forestal infrautilizada, ya que sus ritmos de crecimiento superan con creces los consumos actuales.
  • Muchas empresas forestales españolas están suficientemente preparadas para atender sin problema mayores ritmos de consumo. Determinadas empresas superan la media en cuanto a preparación y equipamiento en maquinaria.
  • Existe riesgo de que mientras se siga con el actual ritmo de consumo (y precio) decreciente, las empresas forestales emigren a otros países o acaben por desaparecer.
  • Existe riesgo de que miles de hectáreas vayan retrasando por el bajo precio de la madera, como ya pasa en algunas zonas, sus labores silvícolas. El resultado son parcelas sin tratamientos, mayor proliferación de plagas y enfermedades y mayor riesgo de propagación de fuegos virulentos.

Recomendaciones de Avebiom

Por todo esto y viendo la oportunidad que se presenta para reactivar toda la cadena de valor del sector forestal, desde AVEBIOM proponemos una serie de actuaciones que beneficie y que mantenga los trabajadores del sector forestal.

  • Incluir en los planes técnicos de gestión forestal la posibilidad de determinar como uso de la masa forestal la producción energética, además de los tradicionales.
  • Dar la opción de destinar como cultivo energético una fracción determinada del aprovechamiento y no el 100% del mismo, según cada caso, de modo que se gestione el monte de la forma más diversa y rentable posible.
  • Aumentar la oferta pública de aprovechamientos forestales, de modo que todo tipo de consumidor pueda tener opción a organizar su logística de suministro.
  • Clasificar como cultivo energético (b.6.1.) las producciones provenientes de aprovechamientos forestales de especies no comerciales, de modo que puedan tener una salida al mercado de producción de energía.
  • Implantar la certificación forestal y la cadena de custodia de todas las empresas que operen en el sector forestal, para garantizar la transparencia del proceso.

Las propuestas presentadas tienen la finalidad de abrir nuevas oportunidades de negocio en el sector forestal español, sin excluir de ninguna manera a la industria tradicional.

Proponemos aprovechar la oportunidad que la bioenergía le brinda a un país forestal para reorganizar el sector haciéndolo más competitivo y generador de nuevos empleos.

La generación de electricidad, y de calor, con biomasa da respuesta eficaz a una gran parte de los problemas de todos y cada uno de los eslabones de la cadena de producción forestal. Otros países europeos ya lo han visto, lo han puesto en valor y han generado nuevos empleos y aumento del producto interior bruto.

Según estadísticas elaboradas por la Agencia de la Energía Sueca y SVEBIO, la Asociación Sueca de la Bioenergía, la participación de bioenergía (incluida electricidad) en Suecia en 2009 fue del 31,8% del total del consumo energético del país, mientras que el consumo de petróleo se quedó en el 30,9%. Todo un hito. ¿A qué esperamos en España?

Javier Díaz Gonzalez

Presidente de AVEBIOM

Fuente: Avebiom

Página 113 de 132

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones