Noticias

La Sociedad para el Desarrollo, de la Diputación de Burgos, redacta un "Plan de Dinamización" para el sector de la madera que permita hacer frente a la situación de crisis que afecta al sector y que supone el cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo.

Este proyecto analizará la situación de cada empresa y propondrá fórmulas para afrontar la situación y buscar nuevos mercados y alternativas empresariales en los que poder vender sus productos.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Aserradores y Rematantes de Madera de la Provincia de Burgos (BURMADERA), Arturo Rica, cree que la solución pasa por la unión de empresas para dar salida conjunta a sus productos.

Se ha mostrado partidario de buscar soluciones alternativas para el sector, como la aportación de su producto para la obtención de energías alternativas a través de proyectos de biomasa o plantas de cogeneración, entre otras posibilidades.

Rico ha reconocido que el sector de la madera a nivel nacional pasa por una profunda crisis que tiene como causa el descenso de las ventas y el exceso de empresas.

Según datos de Burmadera, en la Sierra de la Demanda, donde se concentran la mayor parte de las empresas del sector, han cerrado cuatro empresas y se han perdido más de un centenar de puestos de trabajo.

A su juicio, Burgos es una de las principales provincias españolas en producción de madera serrada, y a pesar de ello las empresas burgalesas del sector se ven obligadas a comprar el 70 por ciento de esta materia prima en el País Vasco y Francia, ya que, aunque en sus montes crecen 1.300.000 metros cúbicos al año, sólo es posible cortar 190.000.

Esta situación, según los empresarios, hace que, por ejemplo, sea más barato adquirir un tablón de pino insignis o de madera sueca que uno producido en esa provincia.

La Asociación Provincial de Empresarios de Aserradores y Rematantes de Madera de la Provincia de Burgos, BURMADERA, está constituida por cerca de 50 empresas que representan el 80 por ciento del sector, y se encuentran diseminados por toda la provincia de Burgos, aunque más del 50 por ciento se ubica en Tierra de Pinares.

31/08/2010

Fuente: abc.es

Se pretende ampliar las aplicaciones de este residuo, que sólo en la comunidad andaluza supera las 65.000 toneladas anuales.

El departamento de I+D+I del Grupo Ence estudia, junto con distintas instituciones y empresas de Andalucía, Galicia y Asturias, la posible aplicación de las cenizas procedentes de la quema de restos forestales y biomasa como fertilizante en plantaciones forestales.

Con ello, ha informado la compañía de celulosa, se pretende ampliar los posibles usos de este residuo característico de las calderas de biomasa y que en algunas comunidades ya emplean las empresas cementeras.

Las cenizas procedentes de la combustión de biomasa son un residuo o subproducto que sólo en la comunidad andaluza superan las 65.000 toneladas anuales procedentes de la fabricación de tableros, de pasta de papel y de papel, donde se queman principalmente la corteza y otros restos de madera.

En Galicia, la producción de cenizas se cifra en una cantidad entorno a las 50.000 toneladas al año, mientras que en Asturias es de unas 14.000 toneladas.

Estas cenizas son ricas en nutrientes esenciales para las plantas y, dado su marcado carácter básico, pueden actuar como enmendante de suelos ácidos, abundantes en diversas zonas de las tres regiones.

El objetivo de Ence, impulsando esta línea de investigación, es encontrar alternativas de aplicación para este residuo característico de sus plantas industriales, especialmente ahora que con la crisis del sector de la construcción que afecta a las cementeras, han descendido los altos índices tradicionales de valorización de las cenizas

El reciclaje de cenizas de biomasa como fertilizante es una práctica que lleva desarrollándose más de 70 años en países como Suecia y Finlandia; y más recientemente, en otros como Estonia o Suiza.

Además, el efecto fertilizante ha mostrado ser tan duradero o más que el de los fertilizantes artificiales (unos 30 años), llegando incluso a los 50 años.

Ence gestiona en Huelva unas 69.000 hectáreas de eucaliptal y bosque mediterráneo y su actividad genera 2.500 empleos estables en las principales zonas rurales, ayudando significativamente al desarrollo y la cohesión social de estas áreas.

28/08/2010

Fuente: huelvainformacion.es

Los pellets se convierten en una commodity, una materia prima objeto de compra/venta en el mercado internacional de la energía. Raul Kirjanen, uno de los expertos mundiales en comercio internacional de pellets nos adelanta en este artículo las claves que desarrollará durante su ponencia en el V Congreso Internacional de Bioenergía titulada “Retos y Tendencias del comercio de pellets a gran escala” dentro de la jornada dedicada a Pellets y Economía, en Valladolid, el 26 de Octubre de 2010, organizado por AVEBIOM y coincidiendo con la feria Expobioenergía2010.

El nuevo combustible puede aumentar la seguridad energética y reducir los costes de la energía en numerosas regiones, además de contribuir a reducir el impacto ambiental de la generación energética. En 2009 se vendieron más de 13 millones de toneladas de pellets en el mundo, pero la normalización del comercio a escala global aún tiene que solucionar algunos escollos.

icon Ver más

01/09/2010

Fuente: AVEBIOM

La investigación sobre las causas prosigue, aunque se descarta la quema de rastrojo.

Controlada la tempestad, ayer llegó la calma y el momento de realizar un primer balance de los daños producidos por el incendio del jueves en Trebiño. Un total de 685 hectáreas de terreno resultaron calcinadas durante las cerca de siete horas en que las llamas demostraron su furia entre las localidades de Franco, punto de inicio del fuego, y Ajarte, donde los servicios de extinción comenzaron a controlar la situación al filo de las 21.45 horas. 137 hectáreas de arbolado -pinos, quejigos, encinas y robles-, otras tantas de matorral, y 411 de campos de cereal que por suerte ya estaba cosechado se convirtieron finalmente en pasto para las llamas. Aunque la Guardia Civil y la Junta de Castilla y León continúan investigando las causas del siniestro -en la mañana de ayer, varios técnicos inspeccionaron el lugar donde se originaron las llamas en busca de pruebas-, cobra fuerza la hipótesis de que el fuego de una barbacoa encendiese la fatal chispa. Fuentes vecinales, de hecho, confirmaron ayer que "ni de lejos había quema de rastrojos" en las fincas de cereal que escenificaron el inicio del incendio, anexas a una urbanización de chalés. Benito Ocio, teniente de alcalde de Trebiño, también descartó esta hipótesis.

El encomiable trabajo de los vecinos de la zona, así como de los múltiples efectivos desplazados con todo tipo de maquinaria, evitó que el episodio causara más daños materiales. Cinco helicópteros con base en Burgos y Soria, dos hidroaviones procedentes de Zaragoza, otros dos de carga en tierra de La Rioja, cinco brigadas terrestres, tres máquinas bulldozer y Bomberos de Castilla y León y de la Diputación alavesa se afanaron en controlar la situación con la colaboración de un buen número de voluntarios ayudados por tractores, todo tipo de maquinaria o cubos de agua. Tras una larga noche en la que varios retenes permanecieron en el terreno afectado para evitar que el fuego se reactivase, durante el día de ayer todavía trabajaron en la zona uno de los hidroaviones, un helicóptero y efectivos de los Bomberos apagando los últimos rescoldos y, sobre todo, evitando que las llamas resucitasen dentro de los numerosos fardos de paja afectados. Gracias al notable descenso de las temperaturas y a que el viento dejó de soplar con fuerza, el incendio resultó finalmente controlado sin excesivos problemas.

Por suerte, viendo sus consecuencias finales -los daños personales prácticamente se redujeron, al margen del terreno, a la quema de tres chamizos en Uzkiano, Imiruri y Aguillo-, las sensaciones de ayer en los núcleos afectados denotaban una importante carga de tranquilidad.

Benito Ocio no tardó en agradecer a todos los efectivos desplazados su "enorme" trabajo para detener el incendio, que estuvo muy cerca de provocar una tragedia tanto en Uzkiano como en Aguillo, cuando las llamas llegaron a los muros de sus viviendas. 27 debieron ser desalojadas en el segundo de estos núcleos.

Por su parte, Celia Villanueva, concejala independiente en el mismo Ayuntamiento, celebró que "afortunadamente los campos de cereal ya estaban recogidos" y las llamas "no alcanzaron mucho monte", lo que impidió la catástrofe del año pasado.

28/08/2010

Fuente:noticiasdealava.com

Los consumidores pueden aprovecharla para climatizar sus hogares o para lograr electricidad.

La materia viva, o biomasa, contiene una energía renovable y ecológica con múltiples aplicaciones. Los consumidores pueden utilizarla para climatizar sus viviendas y se pueden abastecer de la electricidad creada en instalaciones específicas. Además, resuelve el problema del tratamiento de los residuos desaprovechados del campo y el monte, reduce el riesgo de incendios forestales, ofrece otras posibilidades, como su uso como fertilizante en la agricultura, genera gran cantidad de empleo en zonas rurales y combate el cambio climático. Por ello, se han aprobado diversos planes para promover su uso en los próximos años.

Ventajas de la biomasa

La biomasa es el conjunto de la materia orgánica, de origen vegetal o animal, y los materiales que proceden de su transformación natural o artificial. En este amplio conjunto se incluyen los residuos y subproductos procedentes de las actividades agrícolas, ganaderas, forestales, agroalimentarias y de transformación de la madera.

Los consumidores pueden aprovechar la biomasa, sobre todo, por su energía calorífica (calefacción, agua caliente, cocina) al sustituir los combustibles fósiles por suministros derivados de la madera (pellets, aglomerados, etc.). La producción de electricidad mediante biomasa podría aumentar si los consumidores exigen a los responsables públicos el apoyo de este tipo de materia prima energética.

La biomasa genera una energía renovable y ecológica, puesto que no aumenta el efecto invernadero, causante del cambio climático, ni contamina con lluvias ácidas o gases tóxicos. Fue la principal fuente energética hasta la revolución industrial, cuando se sustituyó por los combustibles fósiles.

La biomasa genera una energía renovable y ecológica, puesto que no aumenta el efecto invernadero ni contamina con lluvias ácidas o gases tóxicos

La biomasa se puede aprovechar por partida doble, ya que sus residuos pueden servir como fertilizantes, aditivos para cementos o incluso contra las mareas negras.

Según la Asociación para el Aprovechamiento de la Biomasa (AAB), sus ventajas son diversas:

  • La limpieza de los montes, realizada de forma controlada, evita posibles daños ambientales y mejora la calidad del arbolado, disminuye las plagas e incendios y favorece la regeneración natural.
  • El sector agrario español, que perderá 4.000 millones de euros en el período 2007-2013, podría lograr nuevos beneficios económicos. El desarrollo de la generación eléctrica con biomasa podría proporcionar a los agricultores en 2011 un ingreso anual de 4.867 millones de euros. Otras ventajas asociadas serían la creación de empleo, en especial en áreas rurales y locales, la potenciación del desarrollo tecnológico, el ahorro de costes relacionados con prevención y extinción de incendios, y la lucha contra la degradación del suelo cuando se implantan cultivos energéticos en tierras abandonadas.
  • La biomasa eléctrica es la energía renovable que más contribuye a la estabilidad de la red de distribución, porque garantiza el suministro a cualquier hora del día y con diferentes condiciones atmosféricas (viento, sol, etc.). No obstante, para ello, hay que disponer de una fuente cercana a precios razonables y tener unos consumos energéticos suficientes para que la instalación sea rentable.

Según un informe de la Asociación Europea de la Industria de la Biomasa y la organización WWF, la biomasa reduciría las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en cerca de mil millones de toneladas anuales y podría satisfacer, dentro de una década, el 15% de la demanda eléctrica de los países industrializados.

Biomasa en España y en el mundo

La biomasa en España, tanto en generación eléctrica como en producción térmica, es la "mayor renovable" en el balance de eficiencia y renovables 2009 del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE): un 3,9%, seguida de la eólica, con una contribución del 2,4%, y de la energía hidráulica, con un 1,7%.

Según este organismo público, la producción de pellets se ha multiplicado por diez en los últimos tres años, hasta alcanzar en 2009 las 600.000 toneladas. Despunta la tecnología española, sobre todo en gasificación, en instalaciones de cogeneración de menos de dos megavatios (MW). En cuanto a la co-combustión, hay numerosas centrales eléctricas con biomasa agro-forestal en pruebas.

La producción de pellets se ha multiplicado en España por diez en los últimos tres años

El Plan de Energías Renovables (PER) fijaba que para 2010 algo más del 6% de la electricidad en España proviniera de la biomasa en sus diferentes formas. El nuevo PER, que se solapará con el Plan de Acción Nacional en materia de Energías Renovables (PANER), exigido por la Unión Europea, se plantea para el periodo 2011-2020 un objetivo más ambicioso. La finalidad es lograr un parque eléctrico con una potencia instalada de 1.695 MW. Ahora bien, para promocionar este sector, según el IDAE, son fundamentales las empresas de servicios energéticos, en especial, las dirigidas al sector doméstico.

Andalucía es por su extensión y clima la comunidad autónoma con más potencial para la generación de energía a partir de la biomasa. Hay diversas plantas en provincias como Jaén o Málaga que ya utilizan orujo o residuos de aceituna para crear energía. Entre las empresas principales del sector se encuentran ENCE, Valoriza Energía, Oleíca el Tejar, Guascor, CGC Biomasa, Iberdrola y el sector celulósico y papelero español, representado por la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL). Están localizadas, sobre todo, en Galicia, Andalucía y Asturias y generan alrededor de 4.000 puestos de trabajo directos.

En algunos países, la biomasa es el recurso económico más importante, como en Brasil, donde la caña de azúcar se transforma en etanol, o en la provincia de Sichuán, en China, donde se obtiene gas a partir de estiércol. En el caso de la Unión Europea (UE), con una gran dependencia energética del petróleo, se apuesta cada vez más por esta fuente de energía. Los países nórdicos o Alemania, donde se utilizan seis millones de toneladas de residuos de madera tanto para fabricar tableros aglomerados como para generar energía, son los países europeos que más biomasa consumen.

Desafíos de la biomasa

La tecnología que aprovecha la biomasa necesita un mayor avance. Su rendimiento es menor que el de los combustibles fósiles -por término medio, un litro de gasolina equivale a tres kilos de biomasa- y se necesitan más recursos y sistemas más complejos y costosos de almacenamiento y manejo. No obstante, se espera que con el debido apoyo estos sistemas mejoren en los próximos años.

Los canales de distribución de la biomasa no están tan desarrollados como los de los combustibles fósiles, pero sus defensores aseguran que las principales barreras no son de carácter tecnológico, sino de mentalidad y de capacidad organizativa.

Los responsables del sector aseguran que a pesar de los esfuerzos del Ministerio de Industria, se echa de menos una normativa que no sólo regule de forma adecuada a este sector, sino que lo promocione a todos los niveles, desde los generadores de estos residuos hasta las empresas eléctricas.

Diferentes tipos de biomasa

Los diversos tipos de biomasa dan pie a múltiples sistemas de obtención de energía:

  • Biomasa natural: se produce de manera espontánea en la naturaleza, como el material que se recoge en la poda de un bosque.
  • Biomasa residual seca: se compone de desechos derivados de la actividad agrícola, forestal o alimenticia, como la cáscara de almendra, el orujillo o el serrín. Este tipo de biomasa ofrece un mayor interés para el aprovechamiento industrial.
  • Biomasa residual húmeda: surge de los vertidos biodegradables, como las aguas residuales o los excrementos del ganado.
  • Cultivos energéticos: son plantas, como el cardo o el girasol, que se utilizan para obtener biomasa transformable en biocombustible.

En cuanto a los sistemas, por un lado se pueden utilizar métodos termoquímicos, como la combustión o la pirólisis, que utilizan calor, y se emplean con la biomasa seca. Por otro lado, los métodos biológicos utilizan diversas formas de fermentación para crear biocarburantes, como el etanol para la propulsión de vehículos, o para producción energética de las explotaciones agrícolas, al aprovechar los excrementos del ganado.

18/08/2010

Fuente:consumer.es

Página 114 de 148

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones