Noticias

España, tercer país europeo en potencial de biomasa, le cierra la puerta a esta energía renovable y por lo tanto a la alternativa que supone para los agricultores y ganaderos españoles actualmente en crisis.

La biomasa corre serio peligro de desaparecer del panorama energético de los próximos diez años, al no ser considerada en la Planificación Energética Nacional como uno de los pilares energéticos renovables. Este hecho puede tener graves consecuencias para los agricultores y ganaderos españoles, que ven en esta fuente de energía una clara alternativa a la crítica situación por la que atraviesa el campo español.

La biomasa es la energía renovable que presenta más retos a la hora de gestionarse. Las materias primas biomásicas deben ser recogidas, tratadas y transportadas a las instalaciones, con la necesaria eficiencia logística. Este es el hecho que la convierte en la energía renovable que más beneficios socioeconómicos presenta para el medio rural. Se estima la creación de 9 puestos de trabajo entre directos e indirectos por MW de biomasa instalado. Además, es una energía que inyecta flujos de inversión en el medio rural a través de las maquinarias, transportistas y otros agentes del mismo implicados en el proceso.

La biomasa resulta una energía muy rentable, se trata de una gran inversión renovable, puesto que cada € que se invierte implica grandes beneficios económicos en términos medioambientales y socioeconómicos. Por todo ello es una alternativa clara a la crisis por la que está atravesando el campo español.

La Planificación Energética Nacional adjudica en 2020 un objetivo de potencia para la biomasa de 1.133 MW, objetivo a compartir entre residuos y otras energías renovables consideradas noveles, que equivale al 2’95% sobre el total de las tecnologías renovables. Mientras que en Plan de Energías Renovables 2005-2010 aún vigente la biomasa tenía una importancia equivalente al 47’78% sobre el total de renovables. Esta planificación presentada el 29 de abril en el Congreso relega a la biomasa al cajón de sastre de las energías renovables.

España es el tercer país europeo en potencial de recursos biomásicos, y el sector agrario español no puede permitirse prescindir de ella, siguiendo una senda opuesta al del resto de los países de nuestro entorno, que apuestan por el aprovechamiento de la biomasa para una parte relevante de su mix de renovables.

Este nuevo desprecio al papel que puede tener el medio rural en el desarrollo de las energías renovables en nuestro país, se suma a otros anteriores. El sector en su conjunto ha solicitado en numerosas ocasiones un plan específico para el desarrollo en explotaciones y cooperativas de las energías renovables, y más insistentemente en las últimas negociaciones tras la movilización conjunta. La definición de una figura prioritaria de Explotación agraria productora de energías renovables, el desarrollo de la biomasa, biogás y de los cultivos energéticos, un plan de financiación para inversiones en renovables en generación distribuida que proporcione a los agricultores y ganaderos la energía que consumen en sus explotaciones, etc, son algunas de las propuestas.

Nuestras demandas se apoyan en el articulado de la Ley 45/2007 para el desarrollo sostenible del medio rural que insta a las Administraciones a promover programas de extensión de una red de energías renovables en el medio rural. La respuesta de la Administración a este reto ha sido dispersa e incoherente.

En este momento, de dudas y debate sobre el papel que las energías renovables pueden jugar respecto al suministro energético nacional, ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias quieren reiterar el apoyo que siempre prestaron a las mismas y resaltar su gran potencial como generador de empleo en el medio rural, su carácter estratégico al reducir la dependencia energética, sus beneficios medioambientales por acercar la producción al consumo y reducir la huella de carbono de nuestras actividades.

Fuente: Espacio Forestal (24/05/2010)

Menos competitivo, menos empleo y menos materia prima. Con este panorama, el futuro del sector forestal en Galicia se augura incierto. El envejecimiento y el abandono de los propios comuneros, la estrepitosa caída de los precios de la madera, la especulación urbanística, los incendios forestales, la falta de inversión y la propia crisis económica han provocado en los últimos años el abandono de los terrenos forestales y las explotaciones agroganaderas. Ante este creciente abandono del rural, el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, ve "inaplazable" la aprobación de una nueva ley gallega de montes. Sólo así, advierte, se podrá conseguir un modelo forestal "profesionalizado" que no se limite exclusivamente al "monocultivo" de coníferas y eucaliptos.

En esa nueva ley de montes está trabajando el nuevo Gobierno de Feijóo, que echará por tierra el modelo de gestión forestal impulsado por el BNG durante la pasada legislatura y que se basaba en la agrupación de parcelas de monte para explotarlas colectivamente. El borrador que está ultimando Medio Rural y que próximamente tratará de consensuar con el sector, prevé la entrada de capital privado en los montes, tradicionalmente en manos de pequeños propietarios. Es decir, una nueva figura societaria agrupará a los propietarios para que con ayuda inicial de la Xunta lleven a cabo la gestión de forma conjunta.

En su intervención en la clausura del IV Congreso Gallego de Comunidades de Montes en O Carballiño, el fiscal superior no quiso pasar por alto la responsabilidad de las administraciones públicas en el "declive" del medio rural. Y no dudó en cuestionar las "políticas proteccionistas a base de ayudas y subvenciones" .

Para Varela, el futuro del sector forestal pasa por potenciar el uso "multifuncional" del monte. ¿Cómo? El fiscal superior defiende el fomento de especies autóctonas, la instalación de parques eólicos, solares o de biomasa "siempre que cumplan escrupulosamente la legalidad vigente y proporcionen beneficios socioeconómicos claros y directos para la comunidad", el desarrollo de actividades agrarias y la apuesta por el ecoturismo. Además, el fiscal superior urge a las administraciones a compensar a los propietarios comuneros por las "limitaciones y exigencias" de los espacios Red Natura.

R. PRIETO - A CORUÑA

Fuente: Noticias forestales (25/05/2010)

Desde que hace meses se lanzara el primer cañonazo contra las energías renovables, la ofensiva no sólo no ha cesado sino que, especialmente en las últimas semanas, ha arreciado hasta alcanzar el grado de ofensiva en toda regla que quiere ser la definitiva. A las renovables se señala como culpables de la principal enfermedad del sistema eléctrico, el déficit tarifario. Da igual que esta lacra, el déficit, surgiera hace más de una década cuando las primas de las renovables eran insignificantes, da igual que apenas hace cinco años se generaban 3.741 millones de euros de déficit en un ejercicio en el que el conjunto de las renovables no percibían más de 1.200 millones de euros.

Ver más

Fuente: Cinco Días (21/05/2010)

EL HAMBRE DE LAS ARCAS PÚBLICAS HA DEVUELTO LA TASA SOBRE LOS PRODUCTOS CONTAMINANTES A LA PRIMERA LÍNEA DE FUEGO. LOS EXPERTOS ABOGAN POR SU APLICACIÓN AL TRANSPORTE Y LA EDIFICACIÓN.

La introducción de un impuesto que grave el consumo de dióxido de carbono (CO2) es una vieja guerra para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El método es sencillo: los productos más contaminantes o los que generan más polución durante su fabricación, tienen una tasa superior al resto. La consecuencia es que el consumidor escoge otros artículos alternativos que tienen menor incidencia medioambiental y un precio inferior.

Ver más

Fuente: Expansión (21/05/2010)

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

La introducción de un impuesto que grave el consumo de dióxido de carbono

(CO2) es una vieja guerra para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El método es sencillo: los productos más contaminantes o los que generan más polución durante su fabricación, tienen una tasa superior al resto. La consecuencia es que el consumidor escoge otros artículos alternativos que tienen menor incidencia medioambiental y un precio inferior.

El grupo empresarial Ence, al que pertenece la papelera de Navia, acaba de editar un informe titulado “La gestión forestal sostenible y el eucalipto”, en el que demuestra que la especie contribuye a conservar el medio natural. La compañía tiene en producción más de 110.000 hectáreas de eucalipto en España y Uruguay. Ence indica que desarrolla programas de investigación y desarrollo orientados tanto a la mejora genética de especies forestales como a la aplicación de técnicas de silvicultura avanzada, con objeto de mejorar la productividad de sus cultivos forestales y la calidad de la celulosa. La compañía cuenta con tres complejos industriales en España, ubicados en Huelva, Navia y Pontevedra, en los que produce pasta de papel y energía eléctrica renovable. La planta de Navia es pionera en el uso de biomasa de eucaliptos para generar electricidad que abastece la planta. Parte de la producción se vende a la red.

Fuente: Lne.es (13.05.10)

Página 118 de 138

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones