Otras noticias

Existe una alta disponibilidad de biomasa forestal primaria, más de 10 millones de tn anuales, con el 25% de humedad, las necesarias para mantener un nivel de gestión silvícola razonable, compatible con la mejora de nuestras masas arbóreas.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, ASEMFO subraya que es "fundamental que la planificación energética nacional y el nuevo plan de energías renovables desarrollen un mercado amplio y transparente de biomasa, basado en criterios de lógica económica, ecológica y social".

La biomasa forestal ofrece muchas oportunidades a nuestro país. Existe una alta disponibilidad de biomasa forestal primaria, más de 10 millones de toneladas anuales, con el 25 por ciento de humedad, las necesarias para mantener un nivel de gestión silvícola razonable, totalmente compatible con la mejora de nuestras masas arbóreas y generadora de unos 10.000 puestos de trabajo directos en monte.

ASEMFO pide que su utilización no se considere "exclusivamente desde una óptica de renovables". Su utilización térmica debe "considerarse una prioridad indiscutible, desde el enfoque de eficiencia".

No debemos olvidar tampoco las oportunidades que ofrece esta fuente de energía en el ámbito de la sostenibilidad urbanística, cuyo libro blanco acaba de presentarse. Su uso se autofinancia además sin incrementar el deficit tarifario, ya que es una energía autóctona, ecológica y más barata que el gas y supone claramente una mayor eficiencia energética como país.

La valorización de la biomasa y la constitución de un mercado es "posible y deseable" desde el momento en que se creen los instrumentos de apoyo políticos y económicos. Es necesaria una participación activa de particulares, empresas y administración.

Es fundamental potenciar la biomasa en el nuevo PER 2011-2020, fomentar su demanda y realizar una labor de comunicación y divulgación, con el apoyo de la Administración para promover el uso de esta energía en edificios públicos.

Madrid. 03/06/2010

Fuente: AGROCOPE

La Alianza Europea de Investigación en Energía, EERA, ha acordado crear un grupo de científicos de primer orden para definir las líneas de actuación y las prioridades de Europa en materia energética. En energía solar fotovoltaica se quiere contar con 100 especialistas por año; en energía eólica, con 150; en geotermia, con 300; y en redes inteligentes, con 65. En total suman 600 investigadores que tendrán una misma misión, identificar las necesidades y líneas de actuación en Europa.

La reunión de la EERA tuvo lugar el pasado 4 junio y acudieron los máximos responsables de las instituciones europeas en investigación energética. El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, CIEMAT, funcionó coma anfitrión. El encuentro se celebró en el marco de la conferencia sobre el Plan Estratégico Europeo de Tecnologías Energéticas, SET-Plan, una iniciativa de la Comisión Europea cuyo objetivo es acelerar el progreso e implantación de tecnologías energéticas con bajas emisiones de CO2 y abarcar medidas para su implantación, dotación de recursos y fomento de la cooperación internacional. Uno de los instrumentos del SET-Plan para lograr dichos objetivos es la citada Alianza Europea de Investigación en Energía.

Ver más información

6 de junio de 2010 [Unión Europea]

Fuente: Energías-Renovables.com

Nuestro país vuelve a los valores registrados en el año 1999.

Los datos provisionales de emisiones en España, dados a conocer por la secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera, muestran que durante 2009 se vertieron a la atmósfera 372,4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, un 8,2% menos que en 2008. Este descenso vuelve a situar a nuestro país en los valores que se registraban en 1999.

Esta caída de las emisiones de gases de efecto invernadero de 2009 se asocia con la "actividad económica actual" y con un "cambio significativo en el patrón cultural", explicó Ribera. La tendencia a la baja de las emisiones de los dos últimos años ha permitido aproximarse a los índices de referencia del 115% establecido en el Protocolo de Kioto. Los datos de emisiones de 2009 sitúan a España en un 128,5%, mientras que en 2008 los índices de emisiones fueron del 140%. Para el periodo 2008-2012, la previsión del Gobierno español es alcanzar los 137% de media de emisiones de CO2 totales y cumplir así los objetivos de Kioto.

La tendencia de disminución de emisiones de gases de efecto invernadero en España se ha mantenido además en el primer cuatrimestre de 2010, según la secretaria de Estado. Durante este periodo, la generación de electricidad ha crecido un 5%, mientras que las emisiones han caído un 20%, debido a la disminución del uso del carbón, la situación meteorológica (aumento de las precipitaciones) y el aumento de la energía eólica. Sin embargo, a pesar del cambio "tan sustancial" en la producción de energía, la caída de emisiones puede no mantenerse durante los próximos años. Cuando se recupere la actividad industrial, "es difícil pensar que se produzcan las caídas de los últimos años", apuntó Ribera.

Las principales caídas de emisiones de gases de efecto invernadero se han registrado en el ámbito de la energía (electricidad, transporte y procesos industriales) y han tenido "mucho que ver" con el sector de la construcción, destacó la secretaria de Estado. Las emisiones de CO2 debidas a la generación de electricidad disminuyeron en 2009 un 15,3% con respecto a 2008. Las emisiones de combustión industrial bajaron un 9,9% mientras que los procesos industriales sin combustión lo hicieron un 21,7%. En cuanto al transporte por carretera, las emisiones de CO2 descendieron un 5,8% en 2009, segundo año consecutivo con caídas. La disminución en otros modos de transporte fue del 3,5%.

Sin embargo, las emisiones aumentaron un 18,5% en el uso de disolventes y otros productos (sobre todo, sustancias de la anestesia y otros productos farmacéuticos), aunque en términos absolutos sólo representan el 2,4% del total de las emisiones. Las emisiones también se incrementaron en el tratamiento y eliminación de residuos (un 3,5%), que representan el 4,7% de las emisiones totales. En la agricultura no ha habido casi variación de emisiones de 2008 a 2009.

Fuente: consumer (27/05/2010)

Guía de buenas prácticas para la movilización sostenible de madera de Europa.

La Unión Europea, junto con la FAO publican esta guía como ejemplo de coordinación de políticas públicas y privadas en los usos sostenibles de este recurso natural.

Ver más

Fuente: informacionalhamaindependiente (01/05/2010)

El trabajo que generan los sectores relacionados con el medio ambiente alcanza 530.947 puestos en España.

Desde que en 1978 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el club de los 30 países más ricos del mundo, realizara su primer balance sobre empleo verde, esto es, relacionado con el medio ambiente, el sector ha registrado un crecimiento exponencial, en concreto en España.

Es la principal conclusión del informe Empleo verde en una economía sostenible, realizado por la Fundación Biodiversidad y por el Observatorio de la Sostenibilidad en España. El documento, un volumen de 368 páginas, es el primer estudio detallado que se realiza sobre el empleo verde, por sectores de actividad.

En una década, el número de puestos de trabajo relacionados con el medio ambiente ha crecido un 235%, pasando de 158.000 empleos en 1998 a 531.000 en 2009. Un salto cuantitativo sin precedentes que eleva la población activa relacionada con el empleo ambiental al 2,62%.

La normativa medioambiental, cada vez más exigente, espoleada por el cambio climático, parte de la tesis de que las relaciones laborales y ambientales ”se están reforzando estratégicamente para hacer frente a la crisis económica y orientar el cambio de modelo de desarrollo por sendas sostenibles”, reza el documento.

De ahí la creciente normativa europea, que sigue la estela del año 2020, cuando la UE quiere que el 20% de su energía sea renovable y se alcance el 20% de eficiencia energética.

La estrategia UE 2020 recoge precisamente que ”la salida de la crisis debería ser el punto de entrada de una nueva economía social de mercado sostenible, más inteligente y más respetuosa con el medio ambiente, en la que nuestra prosperidad reposará en la innovación y en una mejor utilización de los recursos”, recoge el informe.

Pese a que aún queda mucho para que el modelo económico y productivo en la UE y en España se base en la mejora del ciclo productivo, lo cierto es que el empleo verde no deja de crecer de la mano de una nueva normativa legal más exigente, que ha destilado su influencia en nueva legislación sobre contaminación, sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos, gestión y diagnóstico.

Uno de los últimos en llegar ha sido el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. Precisamente, el cambio climático ha acelerado la puesta en marcha de políticas de empleo verde a escala mundial.

”A medida que las industrias más intensivas en emisiones argumentaban sistemáticamente la pérdida de empleos para justificar su resistencia a reducir las emisiones, se desarrollaron un gran número de estudios que demostraban las grandes necesidades de puestos de trabajo que se derivaban del cumplimiento de los acuerdos internacionales sobre cambio climático”, recoge el documento. La actividad de mayor peso en el empleo verde tradicional en España es la gestión de residuos, que concentra el 26,4%.

La población ocupada en este sector y en el tratamiento y depuración de aguas residuales ”se ha multiplicado casi por cuatro”. Las energías renovables ocupan el segundo lugar, un sector que ha crecido de forma ”espectacular” en formación de empleos, hasta un 30%, y ”que no sólo no ha agotado su potencial de crecimiento, sino que se encuentra en los inicios de la fase de despegue. Sin contar los puestos indirectos, las renovables habrían generado ya 109.368 puestos de trabajo.

El tratamiento y depuración de aguas residuales, una industria en alza por el crecimiento de las ciudades y la mayor concentración de población en los círculos urbanos, aglutina el 11% del total de empleo verde. Dado que gran parte del cambio de modelo económico pasa por la Administración, el sector público se ha convertido en uno de los actores principales de creación de empleo relacionado con el medio ambiente.

La Administración ”responde a la necesidad de dar respuesta a la diversas y crecientes competencias estatales, autonómicas y locales sobre política ambiental, desarrollo de un marco jurídico, control y vigilancia del cumplimiento de la legislación ambiental, etc.”.

La agricultura y la ganadería ecológicas, los servicios ambientales a empresas y a entidades (consultoría, ingeniería y auditoría ambientales), la I+D+i ambiental, la gestión de zonas forestales, de espacios naturales protegidos y la educación y formación ambiental cierran la lista de sectores que aglutinan los empleos verdes tradicionales.

Pero aquí no se para el nuevo empujón sostenible. Las tecnologías de la información, la rehabilitación y edificación sostenible, el turismo sostenible, la mitigación y adaptación al cambio climático, el transporte, la biodiversidad, los cultivos agroenergéticos o la ecología industrial son algunos de los nuevos yacimientos de empleo verde con un amplio potencial laboral. Cataluña, Madrid y Andalucía aglutinan el mayor número de trabajos relacionados con el medio ambiente.

Fuente: Espacio Forestal (25/05/2010)

Página 147 de 169

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones