Es imprescindible un contrato escrito que evite, en caso desgraciado de ocurrir un accidente, una situación mucho más desagradable tanto para el propietario como para el contratado, por la falta de coberturas y petición de responsabilidades.
Ampliar detalles