El Ayuntamiento de Villabona tenía previsto llevar acabo la restauración medioambiental de la zona de acceso al barrio de Amasa, que se encontraba muy deteriorada por diferentes obras para la acometida del gas y la conducción de agua.

Las actuaciones se realizaron en cuatro fases, la primera de las cuales fue una repoblación con 600 árboles (roble, arce, cerezo y castaño) con el fin de crear una zona boscosa. Posteriormente se igualó y aportó tierra vegetal, dado que se trataba de zonas de relleno, posteriormente se llevó a cabo la siembra de especies herbáceas. Siguió la dotación de senderos para el paseo, para culminar con la plantación de 1.400 abedules en la zona verde creada. El presupuesto fue de 60.000 euros y ejecutó en el año 2005.