Otras noticias

El Consejo de Ministros aprobó el pasado mes de abril el Real Dcreto Ley de Medidas para el Impulso de la Recuperación Económica y el Empleo, un conjunto de iniciativas destinadas a impulsar el crecimiento de la economía española. En este sentido, Confemadera reclama desde 2009 su inclusión en la Plataforma Social para el Fomento de la Rehabilitación, a fin de aportar estrategias para promover la reconstrucción del sector de la madera.

Ver más

Fuente: Tecnimadera

Una nueva publicación de la FAO sobre bosques plantados valora el rol clave que tienen para el suministro mundial de madera, la protección del medio ambiente y el apoyo de los medios de vida en zona rural. La publicación presenta una síntesis de los principios para la ordenación responsable de los bosques plantados que han sido desarrollados durante dos años mediante un proceso de múltiples partes interesadas.

Los bosques plantados ocupan aproximadamente 264 millones de hectáreas, una superficie grande como Argentina o Kazajstán. Representan el siete por ciento de la superficie total de bosques pero tienen el potencial de satisfacer dos tercios de la demanda mundial de madera en rollo industrial. En muchos países son una componente importante de los recursos forestales productivos.

Esta publicación puede descargase directamente en el siguiente enlace.

09/07/2010

Fuente: FAO

Cambia de nombre para abarcar a otras empresas de la madera no importadoras

En la última Asamblea General que celebró la Asociación Española de Importadores de Madera (Aeim), el pasado mes de marzo, sus integrantes decidieron el cambio de nombre de la organización. Sin embargo, la Junta Directiva de Aeim determinó mantener las mismas siglas “a pesar de que no se corresponden exactamente con la nueva denominación, pues se trata de un nombre y una marca conocida por todos y con un prestigio de más de 50 años de historia”, explican en un comunicado.

“El mercado de la madera está cambiando y con esta nueva denominación y cambio de estatutos queremos abrir la asociación a otras empresas de la madera que no son importadoras. De hecho, más del 70% de las adquisiciones de productos de madera en 2009 procedieron de la Unión Europea, por lo que no se consideran importaciones”. Para el secretario general de Aeim, Alberto Romero, “esta nueva asociación se corresponde con otras similares en el resto de Europa, como, por ejemplo, las de Francia, Alemania, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica o Dinamarca, que agrupan a todo el sector del comercio de la madera”.

En los últimos años, Aeim ha dado grandes pasos en materia de compromiso ambiental: primero, con su Código de Buenas Prácticas, aprobado en 2005, y después con su apoyo a la certificación forestal y a las gestiones del Gobierno español para que la UE prohibiese, a través de la Diligencia Debida ('Due Diligence'), la entrada en Europa de madera procedente de talas ilegales. Más tarde, con su Guía de Compra Pública de madera sostenible, y, por último, con su acuerdo con WWF para promocionar la madera centroafricana con el sello de certificación forestal sostenible FSC.

“Ahora queremos y necesitamos que más industriales de la madera se sumen a este reto a través de una asociación fuerte y comprometida con la gestión forestal sostenible, con el futuro de los bosques del planeta y con la madera como material ecológico, natural y renovable”, afirma Alberto Romero.

A partir de ahora, Aeim tendrá como socios de pleno derecho a almacenistas tradicionales de madera, a agentes comerciales de empresas internacionales que operan en España y a industriales de madera que importen directamente de los países productores.

En estos momentos, los asociados de Aeim suponen aproximadamente el 70% de las importaciones de madera aserrada y en tronco del mercado español. Según su secretario general, “es imprescindible que todos los actores comerciales de la madera en España participemos de los mismos valores y del mismo compromiso ambiental que tienen los asociados de Aeim”.

Fuente: Tecnimadera Digital

DESTACAN BOSQUES COMO ARGALARIO, POR SU GRAN COLORIDO, O ARROLETZA, POR SUS MUCHOS PASEANTES

A muchos puede parecerles extraño que un municipio como Barakaldo, tan urbanita y moderno, necesite de los servicios de un guarda forestal. Pero eso es porque no conocen el importante patrimonio natural que atesora la localidad fabril. Según datos del Ayuntamiento, Barakaldo cuenta con una superficie forestal de 811 hectáreas distribuidas en zonas como Basatxu, Santa Águeda, Arroletza, Apuko, Argalario, El Regato o Burzako. Carlos Rodríguez, el guarda forestal, calcula que "mucho más de la mitad de los suelos de Barakaldo son terrenos rústicos".

De todos ellos, uno de sus rincones favoritos es Argalario. "Gracias al trabajo de la Diputación, ha pasado de no tener nada a ser uno de los bosques con más colorido de Bizkaia", destaca el guarda forestal. "Se han hecho grandes plantaciones y tiene tonalidades desde el morado de las hayas hasta los diferentes verdes del pino o el roble, pasando por los cerezos". Gracias a ello, comienza a verse mucha fauna por la zona, desde ardillas a jabalíes "y estoy seguro de que, en poco tiempo, podremos venir aquí a recoger setas y boletus", aventura Carlos.

Pero Barakaldo también cuenta con otros muchos montes con encanto, como Arroletza o la zona de El Regato. El primero es, junto a Argalario, el más transitado por los paseantes puesto que cuenta con una pista forestal que atraviesa toda la montaña. El valle de El Regato, por su parte, destaca como bosque natural por la mezcla heterogénea de pinos, castaños y otras muchas especies, así como por la pesca y las cuevas. El pico más alto de la localidad es el Apuko, con 560 metros, seguido de Argalario (513 metros) y Burzako (443 metros), que es la parte más interior y limita con Trapagaran, Galdames y Güeñes.

Desde las cimas de sus montañas, Carlos ha ido viendo a lo largo de más de 20 años cómo cambiaba el Barakaldo urbano y el rural. "Cuando yo empecé en este trabajo, el Pagasarri era de Barakaldo. ¡Fíjate si ha llovido!", comenta el guarda forestal haciendo memoria.

A un lado, Carlos observaba cómo iban creciendo las torres de San Vicente o el BEC. Y, al otro, veía cómo se repoblaban los bosques, cómo se ganaban espacios verdes para el ciudadano o cómo grandes obras -la Supersur, por ejemplo- han cambiado su morfología.

"Incluso ha evolucionado, y mucho, la mentalidad de la gente", destaca el guarda forestal. "Antes, el bosque era un basurero donde se tiraban desechos, se lavaba el coche o se quemaban pastos sin control, pero afortunadamente la conciencia ecológica ha ido calando", dice.

17/07/2010

Fuente: Deia

Página 179 de 210