Novedades

Basoa Fundazioa, gracias a su amplia experiencia en la gestión y ordenación de bosques constituidos con especies autóctonas, ha colaborado como asesor para el grupo de cooperación formado por la Unión de Selvicultores del Sur de Europa (USSE) las tres asociaciones de propietarios forestales de Euskadi (AFB, AFG y AFA) y el Grupo de procesos de biorrefinería (BioRP) de la Universidad del País Vasco (EHU/UPV), un proyecto financiado con las ayudas a la Cooperación previstas en el artículo 35 del Reglamento (UE) 1305/2013 del Gobierno Vasco.

En este proyecto se analiza la potencialidad de utilizar los elementos químicos constituyentes de la madera para producir productos antifúngicos contra la podredumbre de la misma.

La madera, debido a su elevada disponibilidad, durabilidad y relación fuerza/peso, es un material con un alto potencial de empleo actual y futuro. Sin embargo, dependiendo de las condiciones ambientales en las que se emplee su resistencia, durabilidad y color pueden verse afectados por la aparición de hongos.

Actualmente, la preservación de la madera para evitar la aparición de hongos se suele llevar a cabo mediante el empleo de compuestos sintéticos. Sin embargo, en los últimos años el empleo de compuestos naturales para eliminar los hongos de la madera ha recibido una mayor atención debido a su baja toxicidad. En este sentido, la transformación química de los compuestos de la madera menos practicada es la de los extractivos. Se sabe, que muchos de ellos responden a la defensa activa del árbol frente a posibles daños de patógenos, como pueden ser los hongos de la podredumbre. Por ello, algunos de estos extractivos son potentes antifúngicos aptos para utilizarlos en la protección de la madera frente a las pudriciones.

Este proyecto se dirige al denominado bosque mixto atlántico. Los sucesivos inventarios nacionales del bosque vasco muestran una tendencia ascendente en los últimos años de este tipo de bosque. Dado que el motivo de creación de este tipo de masas es el abandono de la gestión precedente, su evolución mantiene este mismo déficit: carece de gestión alguna. El abandono de la gestión, y por tanto de la obtención de madera de estos bosques, genera pérdidas económicas en los mercados de la madera (disminuye la aportación del territorio a las demandas de abastecimiento de energía y materiales locales), pérdidas ambientales (incrementa el peligro de generar mayores incendios forestales y de su mayor propagación, disminuye la cantidad de agua que se aporta a los acuíferos y ríos, peligra la estabilidad sanitaria y estructural de las masas) y pérdidas en el ámbito social (perdida de la cultura de la gestión forestal, disminución de la accesibilidad a estos bosques, etc.). Es decir, el abandono de la gestión incide negativamente en la sostenibilidad ambiental, social y económica y empobrece los servicios ecosistémicos de los que viene disfrutando la sociedad tradicionalmente.

No obstante, este estado actual de no intervención por abandono, no tiene porqué ser (ni continuar) así. Este tipo de masas se pueden gestionar para obtener de ellos madera gruesa, de fustes rectos y limpios de nudos. La madera de este tipo de árboles se considera de gran calidad para el mercado de tonelería, carpintería y ebanistería (los de mayor precio) y ofrecen también la posibilidad de abastecer tanto mercados de construcción como de embalaje. De esta forma, además de mantener un material apto para el mercado de la madera, se podrían mantener (e incluso mejorar) los citados servicios ecosistémicos.

Sin embargo, no todas las especies presentes que pudieran llegar a ese punto de producción, alcanza una demanda en el mercado óptima. Si bien el roble mantiene unos mercados asentados todo el resto de especies han experimentado una gran caída de su precio. Del mismo modo, las necesarias gestiones intermedias en forma de claras para alcanzar ese tipo de productos comentados, producen unos aprovechamientos de madera de pequeñas y medianas dimensiones que tampoco obtienen una adecuada salida en el mercado.

El impulso a la gestión del bosque mixto atlántico requiere de la búsqueda de soluciones innovadoras para los materiales provenientes de las tareas selvícolas intermedias de su ciclo productivo. Dichas soluciones deben aportar competitividad en la producción de madera de calidad de frondosas de los citados bosques.

2021/03/18

Basoa Fundazioa participa en el grupo de trabajo constituido para desarrollar el proyecto SINCERE en la zona piloto de Berriatua.

SINCERE es un proyecto europeo que pretende impulsar políticas innovadoras que avalen y valoren los servicios ecosistémicos ofrecidos por los bosques. Está inmerso dentro de la línea de financiación Horizonte 2020 y cuenta entre sus 11 casos de estudio dispersos por toda la UE (e incluso Rusia y Perú) la capitaneada por la Diputación Foral de Bizkaia.

Este grupo de trabajo se ha constituido para poder analizar en la zona piloto (dos subcuencas casi en su totalidad forestales del municipio vizcaíno de Berriatua del que se captan aguas de abastecimiento y que son muy visitadas por la población local) los aspectos relativos a la producción de madera, de la relación bosque-agua y de la percepción y consideraciones referentes al paisaje. Está formado por el impulsor del caso de estudio (la Diputación Foral de Bizkaia) por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) de la Universidad Pública del País Vasco (EHU/UPV) por miembros de la Asociación cultural Goikolau de Berriatua, por representantes técnicos de la Unión de Selvicultores del Sur de Europa (USSE) de la Asociación de Propietarios Forestales de Bizkaia y de Basoa Fundazioa.

Dentro de las tareas y citas establecidas en el calendario del proyecto, se ha celebrado el 4º (y último) MAG meeting (reuniones entre todos los grupos de interés en la región a implantar en el caso de estudio). En él, se han presentado los primeros resultados y se han debatido sus primeras interpretaciones.

La cooperativa Baserria Km0 y la Fundación Basoa se alían para poner en marcha ‘Apadrina un árbol’ un proyecto solidario de plantación de árboles.

Ambos agentes desarrollarán un proyecto de forestación con especies autóctonas de 3,4 hectáreas en el Parque Natural de Valderejo

Vitoria-Gasteiz, 23 de octubre 2018. La cooperativa Baserria km0, que agrupa a más de 300 baserritarras, ha firmado hoy un convenio con la Fundación BASOA, para poner en marcha un proyecto solidario de plantación de árboles. Esta acción pretende aportar un granito de arena en la lucha contra el cambio climático, contribuyendo a rebajar los niveles de CO2 en la atmósfera.

“Los árboles nos proporcionan numerosos beneficios, absorben CO2 de la atmósfera, uno de los gases de efecto invernadero responsables del cambio climático, y lo fijan en forma de madera, una materia prima natural, renovable y con múltiples aplicaciones y utilidades. Material base de la bio-economía y la economía circular. Además, liberan oxígeno a la atmósfera y juegan un papel fundamental en el control de la erosión y la regulación del régimen hidrológico de las aguas. Nuestros paisajes, nuestro aire y nuestros arroyos y ríos son lo que conocemos gracias a los bosques y a su cultivo y gestión”, ha explicado Patxi Aldasoro, subdirector de Baserria Km0.

El objetivo principal del proyecto es la restauración de la cubierta vegetal instaurando especies arbóreas autóctonas que permitan una dinámica forestal que desarrolle un bosque con buenas condiciones ecosistémicas. Para esta primera plantación Baserria km0 y Fundación BASOA han llegado a un acuerdo con la Junta Administrativa de Valderejo para desarrollar un proyecto de forestación con especies autóctonas en una superficie de 3,4 ha en Lalastra, en el municipio de Valdegovía, dentro del Parque de Natural de Valderejo.

En la presentación también ha participado el diputado de Agricultura, Eduardo Aguinaco, que ha subrayado la importancia de la gestión pública de las entidades propietarias, ya que la plantación se va a realizar en terrenos de la Junta Administrativa de Valderejo. “El peso de los montes de utilidad pública en Álava es muy importante, prácticamente del 80% del total de la superficie forestal y sus bosques diversificados y naturalizados, lo que significa que nuestras entidades locales hacen un importante esfuerzo a la hora de gestionar el monte alavés”, ha apuntado.

Los trabajos de acondicionamiento y forestación se realizarán en torno al mes de marzo de 2019, en función de las condiciones climatológicas. “El día definitivo de la plantación y las posibles modificaciones debidas a cambios en las condiciones meteorológicas previstas, se notificarán a través del facebook y de la web Baserriakm0.com”, han señalado.

Es un emplazamiento con muchos afloramientos rocosos y caracterizado por poca cantidad y profundidad de suelo (factor muy limitante a la hora de diseñar el proyecto). La litología es calcárea, por lo que el suelo es de pH básico y con posibilidad de encontrarnos con caliza activa (otro factor limitante a considerar). Aproximadamente hace 30 años se realizó una forestación en la superficie a actuar pero por diferentes motivos la plantación no arraigó en el terreno. Actualmente, en el predio tan solo podemos encontrar alguna encina dispersa junto con alguna especie arbustiva de pequeña talla.

Teniendo en cuenta que nos encontramos en una zona con muy poca profundidad suelo, se utilizarán especies con características pioneras y frugales, capaces de crecer en ambientes pobres y despejados, formaran un bosque primario capaz de aumentar la riqueza del suelo, que detenga la erosión y sirva de nicho para especies animales.

Especies tales como coscoja (Quercus coccifera), enebro de la miera (Juniperus oxycedrus), enebro común, (Juniperus communis), pino laricio (Pinus nigra subsp. salzmannii), etc…. Y en zonas donde existe una mayor profundidad suelo se podrán otras especies como encina (Quercus ilex subsp. rotundifolia), quejigo (Quercus faginea), cornicabra (Pistacea teribinthus), labiérnago (Phillyrea angustifolia)…

La gestión de este proyecto se articulará con la interacción de tres entidades distintas, relacionadas entre ellas mediante acuerdos bilaterales consensuados y voluntarios. La Junta Administrativa de Valderejo es la entidad propietaria del terreno. Mantendrá su propiedad pero cederá su custodia a Basoa Fundazioa, quien ejercerá de entidad de custodia (diseñadora y ejecutara de los trabajos). Baserria km0 será la entidad financiadora, es decir, quien financie los costes económicos del diseño y de la ejecución del proyecto.

Este proyecto surge con vocación de continuar en próximas campañas. Baserria km0 y Fundación BASOA tenemos previsto seguir adelante, tanto en tierras alavesas como en los territorios históricos de Bizkaia y Gipuzkoa y consideramos que el proyecto cobra aún más sentido y adquiere una nueva dimensión si cuenta con el respaldo de los padrinos. Vuestra participación en el proyecto es la que lo hace realmente grande.

Un proyecto NIREA en el que todos/as podemos colaborar

Tanto Fundación Basoa como Baserria Km 0 forman parte de Nirea, un programa colaborativo que pretende contribuir al desarrollo sostenible del medio rural y litoral reconociendo la aportación que éste realiza al desarrollo económico y social de Euskadi. Para ello, promueve la reconexión de la sociedad rural y urbana y la corresponsabilización de empresas, entidades y sociedad vasca.

“Apadrina un árbol” es un proyecto que surge con esta vocación y por ello ha recibido el reconocimiento “Nirea Proiektua”.

“Desde Baserria km0 invitamos, a todos los que lo deseéis, a sumaros a este proyecto y convertiros en padrinos de esta plantación”, ha señalado Aldasoro, “consumiendo productos Baserria km0, apoyáis al caserío, la forma tradicional de producir y los efectos positivos que ello conlleva en el mantenimiento de nuestro entorno tal y como lo conocemos. Ahora, además, si enviáis 4 etiquetas de cualquiera de los productos Baserria km0, seréis padrinos oficiales de la plantación, de ese nuevo bosque que se pone en marcha. Podéis apadrinar de forma personal o como familia, como prefiráis”.

Las etiquetas, junto con los datos personales o familiares (detalle en el Anexo 1, al final del documento), pueden enviarse por correo ordinario al Apartado de correos nº 99, 20740 Zestoa. También las podéis fotografiar y enviar, junto con vuestros datos personales o familiares, por correo electrónico a apadrinaunarbol@baserriakm0.com o por WhatsApp al 605711844, antes del 12 de febrero de 2019.

El objeto del presente Acuerdo es el establecimiento de las condiciones de entrega del materia plástico de escritura y destino de los beneficios obtenidos de la gestión de estos materiales, para la plantación de nuevos árboles de especies autóctonas en montes de Euskadi a través de Basoa Fundazioa y realizar las correspondientes labores de divulgación.

En concreto, se procederá a mantener y potenciar el entorno forestal del monte Besaide. Estos trabajos se realizarán prioritariamente por colectivos o personas con necesidades especiales o vulnerables.

DSC 0151

Leer acuerdo.

La Fundación Basoa ha iniciado las obras para restaurar tres hectáreas de Laidabaso, en Ibarrangelu.

 

La Fundación Basoa ha iniciado las obras para restaurar tres hectáreas de Laidabaso, en Ibarrangelu.

La medida, que ha obtenido el visto bueno del Patronato de Urdaibai, permitirá aprovechar un pinar adulto para después recuperar un bosque de encinar cantábrico.

El proyecto sobre el terreno de un propietario particular ha necesitado de un plan técnico de gestión forestal sostenible inédito en la Reserva de la Biosfera: requiere de la utilización de un sistema de apeo y extracción de la madera, mediante cable forestal aéreo; mientras que en una etapa posterior se prevé divulgar los resultados.

“Se trata de cambiar el rumbo de lo que era un pinar para la obtención de madera a un bosque de especie autóctona con fines paisajísticos y recreativos”, han ahondado desde la fundación de la Confederación de Forestalistas del País Vasco. Han actuado anteriormente sobre 38 hectáreas en suelos de Ereño, Muxika y Busturia, sin embargo en esta ocasión la modalidad elegida es singular. El trabajo, condicionado a la utilización de un método de poco impacto al situarse en una zona de protección natural y con importante pendiente, utilizará un cableado aéreo para sacar la madera. Una máquina que visita Bizkaia “por segunda vez” se encargará de ello. Y lo hará con rapidez, ya que los trabajos deberán concluir antes de fin de año.

La actuación ha recibido una subvención del Gobierno vasco -el propietario pone el terreno y Basoa se ha encargado del proyecto-, ya que el dueño no podía hacerse cargo del coste. De pino radiata se pasará posteriormente a un encinar cantábrico al que “se le ayudará” a mejorar su estado “encauzando su dinámica natural”. Para el futuro quedará la habilitación de senderos por el interior de un bosque que podrá ser visitado. “Existen pocas zonas de Urdaibai que brindan esa posibilidad, y el propietario desea que la ciudadanía lo pueda disfrutar”, han terciado. - I. Fradua

La actuación ha recibido una subvención del Gobierno vasco (Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial)

Fuente: Deia

Suscribete a nuestro boletín
Acepto los terminos y condiciones